.

.

La temporada del Madrid

Primero y ante todo, aunque sea lamentable tener que aclarar esto, se hace necesario en los tiempos que corren: no soy antimadridista. Algunos de los miembros del Café, sigamos escribiendo o no, somos periodistas deportivos, pero afortunadamente creemos no ser de los ruidosos, cosa que esperemos así sea durante toda nuestra trayectoria. Lo que sigue, por tanto, es una opinión desde el respeto. Espero que las personas que lean el artículo, sientan los colores que sientan, también lo entiendan así: 

Marcelo y Asensio, goleadores en Múnich

La temporada del Real Madrid es dificilmente calificable. Mi sensación, no sé si justa o no, es que es mala. Entiendo que cada día hay menos clubes de la magnitud (o parecida) del conjunto merengue, con la capacidad que obliga a pelearlo todo. Huyo del discurso instalado desde la vorágine que han traído los reinados de Messi & Cristiano en que si no se ganan varios títulos al curso se fracasa. No, existen los rivales, la fortuna, las lesiones, los árbitros, los postes, una mala tarde y mil factores más. Bajo mi concepción, Madrid y Barcelona deben hacer todo lo posible por ganar, lo que teniendo en cuenta su potencial económico y deportivo probablemente desemboque en títulos.

Sin embargo, para mi el curso madridista es malo no porque no haya ganado en Liga y Copa, sino porque no los han competido. Es cierto, comienza el Madrid 5 partidos de Liga sin Cristiano, juega bien bastantes encuentros que no acaba ganando, mientras su máximo rival va conjuntándose en torno a la idea de Valverde mientras gana aunque su juego deje que desear. Al final, unos la meten y los otros no. Se descuelgan los de Zidane, pero ¿es justificable sin Copa y con una fase de grupos de Champions tan light? Que el Tottenham les diera problemas, que el equipo se emborrachase en agosto con las Supercopas, que el Barça tuviera por entonces mala pinta, no justifica que ese vestuario, como hace desde hace 20 años, se deje ir en Liga para esperar relajadamente a las eliminatorias de Champions.

¿La Copa? Poco atractiva (para ellos, claro). Eliminan con susto a un equipo de Segunda, y llega el Leganés, con marcador en contra, y remonta en el Bernabéu. Meritazo espectacular de los pepineros, pifia vergonzosa de la segunda unidad blanca. Ahí podría hablarse de planificación, si bien a mi me parece que los Ceballos, Marcos Llorente, Vallejo y compañía son unos jugadores magníficos. Faltos de ritmo, aún sin madurar del todo, pero que no debían caer en su hogar. 

Antes, a finales de diciembre, ultimatum por la Liga ante el Barcelona. El que era vigente campeón tenía tal desventaja que perder podría suponer un adiós prematuro. Ganar, en cambio, recortaba ventaja en la clasificación, así como moral. Y tenía algún encuentro pendiente por el Mundial de Clubes. Pero los culés vencen 0-3, asestando un golpe al campeonato. A partir de ahora solo el Atlético de Madrid les hará frente, aunque contra Messi parezca misión imposible.

La Liga, pues, marca la pauta de una campaña. La barcelonista no es extraordinaria. Sí notable, pues han ganado los dos títulos nacionales más importantes, con autoridad, no obstante con un fútbol lejos del mejor que han ofrecido esos colores en unos años cada vez más lejanos. ¿Ha peleado el Madrid la Liga? ¿Ha llegado lejos en Copa, o al menos ha caído en una eliminatoria épica ante un gran rival? Teniendo en cuenta que hablamos de una de las mejores plantillas del mundo, también de la historia del Madrid, esto es un fracaso. Repito, no el hecho de no ganar, más bien el de no competir.

32 años tuvo que esperar el Madrid para alzar otra 'Orejona'

La obsesión auspiciada desde el club a finales de los 90 en busca del Santo Grial que representaba una Copa de Europa que llevaba tres décadas ausente, ha acabado perjudicando al propio club blanco. Se puede decir que la no necesidad de ganar la Liga para disputar Champions, así como la aparición de Messi, ha lastrado al Madrid a nivel nacional, si bien el Madrid ya renquedaba con ello desde el último lustro del pasado siglo. Así, ganar la Champions ha pasado de ser el principal objetivo blanco a casi el único, como si nada más colmase su ansia, como si la preciosa Liga y la maravillosa Copa no fueran más que estorbos, torneos menores en los que no se baten ante mastodontes en estadios de 60.000 espectadores en una noche entre semana.

Por todo lo anterior creo que si el Madrid pierde el sábado que viene ante el Liverpool, la temporada se podrá calificar como objetivamente mala. Si gana, habiendo obtenido Supercopas de España y Europa, Mundial de Clubes y Champions, diría que es regular. Suena muy fuerte, pero repasen la plantilla del Madrid, de lo que es capaz cuando quiere en los torneos y ante adversarios más difíciles, y luego rebatan con argumentos que ese equipo, como mínimo, no debía estar peleando la Liga hasta Mayo.

Está Messi, sí, pero también estaba el año pasado cuando la Liga fue merengue, o en 2014 cuando ganaron los colchoneros, o 2012, 2008 y 2007, coronándose el Madrid. Claro, que una cosa es el poder y la otra el querer, y por más que se tenga de lo primero, sin lo segundo no se alcanza.

La guinda llegará el próximo sábado 26 de Mayo. Luego nos tocará disfrutar del Mundial (¡por fin!).

2 comentarios:

Doménica Bolaños dijo...

Muy buen comentario y estoy totalmente de acuerdo.
Pienso que la campaña del madrid no fue la mejor y la champions no es suficiente para demostrar que son los mejores.

Unknown dijo...

best head to head soccer prediction Really appreciate you sharing this article.Really looking forward to read more. Want more.