.

.

Las cosas de la vida


En ocasiones post como este no tienen ningún fin ni sentido. Nunca hubiera querido escribirlo pues toca sucesos que repudio al máximo, que me hacen sentir mal, que le quitan la gracia y el porqué a aquello que ha contribuido a unir a tantas personas de lugares tan recónditos con la excusa del balón.

Ayer, por esas cosas de la vida, uno se encontraba en Milán cuando se desencadenaron los desgraciados hechos que sacudieron al país transalpino. No voy a volver a relatarlos, para eso ya están decenas de lugares en los que podréis informaros mejores que aquí. Pero si comentaré lo que viví, porque sinceramente me dejó anonadado. Sobre las 12:55h llegaba a la Stazione Centrale en ferrocarril desde Bolonia, donde había pasado unos días visitando a un amigo. Nada más descender del tren, me encuentro de frente un ejército de policías con material antidisturbios, algo que me chocaba por lo poco habituado que estoy a dicha estampa pero a la vez creía comprender por la próxima llegada de los hinchas laziales para enfrentarse al Inter apenas un par de horas después.

A estas alturas, no sabía aún lo que había pasado en Arezzo, por lo que tomé el metro al centro de la ciudad para comprar las localidades y dirigirnos a San Siro. Un rato más tarde, ya había escuchado a varios hinchas interistas comentar el suceso, aunque las noticias eran difusas, pues estas variaban tanto que pocas cosas se hacían creíbles hasta ver al menos alguna imagen en la televisión. Mis amigos y yo escuchamos primero que un niño del Lazio había fallecido camino de Milán, por lo que nos dieron a entender, en un tren (algo que no me extrañaría porque en los que yo tomé no habían guardias por ningún lado). Luego oímos que en un choque entre ultras juventinos y laziales, uno de estos últimos había muerto a mano de los primeros. Finalmente, nos enteramos de que no fue un niño sino un joven de 26 años tras un disparo de un policía. Para estas alturas, ya casi estábamos en el estadio, al que llegamos tras un rato cruzándonos con tifosi interistas que iban en dirección contraria a la nuestra, lo que me dio bastante mala espina pues todos ellos parecían resignados aunque no comentaban nada. Aún faltaba media hora para el comienzo del encuentro, pero ya en las inmediaciones del Giuseppe Meazza se nos confirmó lo que temíamos: Inter-Lazio RINVIATA. Vamos, que se posponía. Una vez más, como ya me sucedió en Heysel, el Amsterdam Arena o Croke Park, me quedaba a las puertas de un mítico estadio, aunque esta vez la razón era mucho más seria que en las otras ocasiones.

Un steward del Inter al que preguntamos nos contó lo sucedido con mayor detalle y nos pospuso a la resolución de la FIGC para conocer la disputa del encuentro. Nos quedamos un rato más, viendo como una enorme masa ultra enfurecida cantaba frente al imponente estadio, para luego marcharse lentamente con destino a la Piazza del Duomo (menos mal que aunque no sabíamos esto, fuimos unas horas más tarde y no en ese momento, porque allí tuvieron lugar algunos altercados). Yo, como reconocido hincha nerazzurro, me sentía bastante decepcionado por no poder ver el partido en la misma cancha que Gabriele Sandri, pero a la vez me sentí egoísta y estúpido pues supongo que en el futuro tendré la ocasión de disfrutar de algún encuentro en el coliseo de la capital lombarda, mientras aquel chico que salió de casa para ver a su equipo jamás volvió. Descansa en paz, donde quiera que te encuentres ahora.

Deporte y violencia NO ¡¡BASTA YA!!

7 comentarios:

Martín dijo...

Es lamentable todo, como siempre que se mezcla la maldita violencia con el futbol. La cosa es que tras leer esto:

http://www.marca.com/edicion/marca/futbol/internacional/es/desarrollo/1056553.html

Por el que siento pena de verdad es por el policia, y por lo que como es, se ven envueltos una y otra vez en batalla campales entre una serie de animales que parecen pensar que lo divertido del futbol es esto. No dudo que fuera una muerte accidental, lo que me causa sorpresa es que sucedan menos, viendo la brutalidad que se puede observar en tantos lugares tantos dias. Ya cansa, doy gracias por no tener un oficio como ese, donde tienes que tener unos nervios de acero, viendo lo que se ve, intentando paliar y evitar lios del modo menos traumatico posible. Seguro que salen los de siempre criticando la "brutalidad policial", cuando si alguien tiene culpa de esto, es unica y exclusivamente de esos malditos fanaticos que se autodenominan como aficionados del futbol, pero que menos eso son todo, por culpa suya el futbol tiene la fama que tiene, y cada vez da mas miedo ir a ciertos estadios con tu familia. Yo ante todo esto, lo que haria seria impedir que todos esos radicales que manchan jornada si y jornada tambien el mundo del futbol, no pudieran desplazarse, ni pudieran volver a entrar en un estadio en su puta vida. Asco de gente y asco de sociedad.

chimoeneas dijo...

qué triste casualidad que estuvieras allí.
me ha parecido muy interesante cómo cuentas cómo se fue formando la noticia, los rumores. primero un niño, luego el tren, luego el policía.
y da pánico el poder que tienen estos grupos, cómo pueden paralizar partidos enteros y casi formar un pequeño ejército en roma.
siendo egoístas, la verdad es que tiene que dar rabia prepararte un viaje a milán para que te pase eso, pero bueno, por suerte, es lo menos grave que ocurrió ayer y siempre habrá tiempo.

Mauricio dijo...

Lamentable. Y la pregunta que uno se cansa de hacerse, es ¿hasta cuando?

Lamento Domin que no hayas podido ver al Inter. Por lo menos, no estuviste en la estación del tren al momento de los incidentes y que bueno que estes bien.

Saludos compañero y me imagino que hay muchas cosas mas que disfrutar en Italia, así a hecharle para adelante.

La quinta del Buitre dijo...

El lamentable lo que están haciendo con el Calcio sus dirigentes y aficionados. La antaño mejor Liga del mundo minimizada por comportamientos ruines, carroñaros y salvajes.

Mala suerte amigo la tuya socio, pero más ha perdido el aficionado 'laziale'

La vez que yo estuve en la plaza del Duomo en la misma había un enorme cartel que hablaba del sentimiento milanista de Genaro Gattuso.


Un abrazo, Garrincha.

christian dijo...

lamentable lo q pasó ayer en italia. desde la mañana en la via de servicio de arezzo asta la noxe en roma... yo no sé q pensar ni sé q va a pasar, pero parece q va siendo hora de tomar medidas.

un abrazo, y lo siento por lo tuyo tambien

Anónimo dijo...

El futbol es incompatible con la violencia, ya está bien de ultras de cualquier equipo que lo único que buscan no es la satisfacción de contemplar un evento deportivo, sino excusarse en esto para arremeter contra los demás hinchas y llegar a situaciones como las que contemplamos en estos momentos.

Viva el rey Don Juan Carlos - ¡PORQUÉ NO TE CALLAS!

By Oze

Garrincha dijo...

@ Todos

Gracias por apiadaros de mi mala suerte, que se le va a hacer. Eso sí, he prometido vendetta, así que puede que en unos meses regrese a Milán jeje

Esperemos que esta desgracia haya servido para algo, como parece que si lo hicieron las de Heysel y Hillsbrough con los hooligans ingleses.

Un saludo!!