.

.

¿Puntualidad británica?

40ª jornada en la League Championship inglesa, la segunda categoría nacional, que enfrentaba al líder Stoke City con el Blackpool, los únicos clubes en la carrera del mítico Stanley Matthews. Como decíamos, el Stoke lidera la clasificación buscando retornar en una Premier en la que jugó por última vez en la 84-85, mientras que el Blackpool lucha por eludir un amenazante descenso del que hasta ahora lo separan 5 puntos y otros tantos puestos.

Pues bien, si desde siempre los británicos siempre han presumido de exquisita puntualidad, esta vez tanto el visitante como el árbitro iban a dejar mal parada tal tradición al presentarse tarde al encuentro, con el consiguiente enfurecimiento con el trencilla del técnico local, que debido a estos imprevistos tuvo que mandar a calentar de nuevo a sus jugadores, con las consiguientes lesiones musculares de Salif Diao y Leon Cort, que pese a ello pudieron disputar el partido desde el principio.

Al parecer, Mike Pike (así se llamaba el árbitro) optó por desplazarse por carretera al condado de Staffordshire el mismo día del enfrentamiento, con el inconveniente de las carreteras ostentaban un tráfico muy superior al normal debido a las festividades nacionales que se celebraban esos días. Para más inri, Mike no solo fue poco previsor, sino que tuvo la mala suerte de que un accidente retrasase aún más su presencia en el evento que debía arbitrar.

Los retrasos hicieron que el duelo comenzase media hora más tarde de lo previsto, e incluso los jugadores del plantel visitante saltaron sobre el césped del Britannia Stadium sin haber calentado, lo cual no fue óbice para que obtuviesen un valioso empate en una cancha de las más difíciles, con el agravante de los hechos acaecidos antes del comienzo del enfrentamiento. Incluso los Seasiders se adelantaron en el marcador gracias a un tanto de Burgess pocos minutos antes del descanso, que Cort se encargaría de neutralizar para los Potters nada más regresar de vestuarios, aunque los locales no completarían la remontada pese a sus continuos esfuerzos, por lo que logran un estéril empate que si bien los mantiene en cabeza permite a sus perseguidores acercarse más aún en la encarnizada lucha por el ascenso a la Premier.

En cuanto al Blackpool, el empate se da como bueno debido al contrario y la clasificación tanto propia como de su rival, por lo que a falta de pocas jornadas mantienen un buen colchón respecto a la zona peligrosa, aunque no podrán despistarse si no quieren pasar problemas.

2 comentarios:

Martín dijo...

Hombre, uno entiende que con eso de las distancias mas cortas el arbitro prefiera desplazarse el mismo dia, pero...no se, me parece cierto eso de que mostro poca profesionalidad.

Otra cosa distinta es que mas bien dudo que perdieran los puntos por eso, que me parece una excusa.

Mauricio dijo...

Yo he visto cosas de cosas en el fútobl profesional. Pero que el arbitro y el otro equipo lleguen tarde...insólito