.

.

Conociendo el fútbol argentino (y III)

Finalmente llegamos al fondo del barril. Después de haber pasado por las tres primeras categorías —con sus respectivas complicaciones—, hoy nos toca ocuparnos de los dos escalones más bajos del fútbol oficial y las ligas regionales.

Para los que no vieron las dos partes anteriores o quieran volver a revisarlas:
Aquí está la primera, que habla sobre las dos divisiones superiores.

Y aquí la segunda, que trata de explicar algo sobre la tercera categoría.

Primera C y Primera D
Estas son las últimas dos categorías del área metropolitana de Gran Buenos Aires. Se encuentran inmediatamente debajo de la Primera B y tienen un formato exactamente igual a la misma, por lo que no es necesario ahondar demasiado en explicaciones.

Aún así, vale refrescar un poco los conceptos de estos sistemas. La Primera C la disputan 20 equipos, mientras que en la Primera D hay 18. El campeón de la temporada asciende directamente, los ocho que lo siguen disputan el innecesario Torneo Reducido y el último de la tabla de promedios desciende a la división inferior.

Ahora bien, está claro que el colista de los promedios en la Primera C baja a la D, y que el penúltimo es el que disputa la promoción. Pero, ¿A dónde van a parar los equipos que descienden de la Primera D? La respuesta a esta pregunta es tan ridícula como el sistema de los promedios. En primer lugar, hay que aclarar que la D es la única categoría que no disputa promociones con una división inferior. Esto se debe a que no existe ninguna liga por debajo de ella.

Entonces, ¿Qué es de la vida del único desafortunado que desciende a lo largo de la temporada? Aunque parezca increíble, el club que descienda deberá quedarse varado en el limbo durante un año. Parece difícil de entender pero es así. No hay ligas amateurs en la zona metropolitana. No hay torneos regionales ni campeonatos de aficionados.

Debajo de la Primera D no hay nada, solamente un sótano vacío y oscuro en el que sólo cabe un club por temporada. El equipo descendido es desafiliado por un año y debe mantenerse sin jugar, hasta que una vez cumplida la condena vuelva al lugar que ocupaba. Ese es otro punto discutible. No creo que en ningún país del mundo se otorgue un ascenso a un conjunto que no jugó un solo partido a lo largo de un año. Cosas que ocurren cuando la planificación es inexistente.

Torneo Argentino B
Al igual que lo que ocurre con las categorías metropolitanas, este certamen guarda muchas coincidencias con su antecesor, en este caso el competitivo Torneo Argentino A.

El Torneo Argentino B es disputado por 48 equipos, que en esta temporada se organizaron en 6 grupos de 8, pero que a partir de la próxima formarán 8 de 6. El sistema de disputa del campeonato que recién acaba de terminar es sencillo y no dejó lugar a complicaciones: los dos primeros de cada zona, sumados a los cuatro mejores terceros avanzaron a una ronda final, en la que se formaron cuatro zonas de cuatro equipos cada una. Los cuatro vencedores de cada una de ellas accedieron a las dos finales de la categoría, que como otorga dos ascensos tiene dos campeones. Los perdedores de dichas definiciones son los que disputaron la promoción contra clubes del escalón superior. Simple.

Hasta ahora la explicación es sencilla y hasta agradable para el entendimiento, pero no se olviden que esto es Argentina y en estas latitudes es costumbre cambiar las cosas que funcionan bien. A partir del próximo torneo, no sólo se cambiará la conformación de los grupos, sino también la forma de disputa. Dejará de existir el campeonato largo y se dividirá en dos —Apertura y Clausura—. En el final de cada certamen, los dos primeros de cada zona se irán eliminando hasta que queden cuatro clasificados. Por lo tanto, la definición final del torneo será entre los ocho clasificados que surjan de la disputa del Apertura y el Clausura. Una vez más habrá dos campeones, uno por la región norte y otro por la sur, aunque ahora con un sistema un tanto enmarañado.

Torneo Argentino C y ligas regionales
Si se busca un campeonato amateur, con equipos de todos los rincones del país, éste es el lugar indicado. El último Torneo Argentino C —también llamado Torneo del Interior— fue disputado por 252 equipos. Sí, doscientos cincuenta y dos clubes en un mismo certamen. Además de ese número hubo algunas deserciones, por lo que esa cifra podría haber sido aún mayor.

El sistema de disputa de este torneo es el siguiente: los equipos se dividen, según su ubicación geográfica, en zonas de cuatro. Después de jugar partidos de ida y vuelta ante todos los rivales de su grupo, los dos mejores de cada zona avanzan a la siguiente ronda. A partir de ese momento se siguen cruzando, según la región a la que pertenecen y el fixture predeterminado, hasta que sólo queden seis equipos. Por este motivo se disputan tres finales paralelas, que otorgan los tres ascensos a la categoría superior. Al igual que en las otras categorías, los perdedores de las definiciones disputan la promoción.

La principal diferencia de este torneo con el resto de los del país es que se disputa a media temporada. En lugar de tener un calendario de un año completo, como ocurre en todas las categorías, el campeonato se disputa desde enero hasta principios de junio.

Una vez finalizado el torneo —coincidiendo con el desenlace de la temporada en el resto de las categorías— los equipos vuelven a disputar, durante la segunda mitad del año calendario, las ligas de su ciudad o región de origen.

Las ligas regionales pueden tener diferentes estructuras, pero en casi todos los lugares hay varios puntos en común. La temporada se disputa en años calendario, es decir, de enero a diciembre. Pese a esto, la mayoría de las ligas inicia su actividad a partir de abril y no es raro ver alguna que lo haga incluso un poco después.

Este cambio en el calendario tiene una razón muy simple de entender: la clasificación al Torneo Argentino C es por medio de las ligas regionales. Como el certamen de nivel nacional empieza en enero, es lógico que las ligas terminen llegando el final de cada año, para así determinar sus representantes sin demasiada anticipación.

Vale la aclaración: ningún equipo tiene garantizada su permanencia en el Torneo Argentino C. La misma debe ganarse cada año en las ligas regionales. No importa si un equipo es finalista del certamen anterior. No es segura su participación hasta que no realice una buena campaña enfrentando a los clubes de su lugar de origen.

Como esto es Argentina, siempre hay excepciones a la regla. Por un lado, los equipos descendidos del Torneo Argentino B tienen derecho a participar en una edición en carácter de invitados. Por otro lado, el manejo de las ligas regionales difiere mucho en cada rincón del país y es perfectamente normal que la entidad que regula el fútbol de una ciudad o región le “ceda” una plaza a un equipo que no sea el campeón. Esto muchas veces tiene que ver con los elevados costos y los ínfimos beneficios que tienen los conjuntos a lo largo de la competencia. No son pocas las ocasiones en las que un equipo se gana el derecho a participar por ser el único que puede costear esos gastos.

Otra característica de las ligas regionales es que cada una decide su sistema de disputa y goza de total autonomía en sus funciones. Algunos de estos torneos adquieren buena difusión a nivel local. Por citar un ejemplo, la Liga Marplatense de Fútbol es disputada por 29 equipos y llevada al público por varios medios gráficos y páginas web. Claro que también están las ligas con menos de diez equipos y prácticamente desconocidas. Todo es bienvenido en este escalón.

Pese a que el nivel futbolístico es bajo y el desarrollo del Torneo Argentino C es casi intrascendente, explorar esta categoría resulta atractivo para conocer los clubes de los rincones más alejados del país.

Aquí finalizamos nuestro recorrido por los complicados sistemas del fútbol argentino. Ya no queda casi nada más por saber sobre los modos de disputa y las categorías. Quedará para el futuro una serie sobre los clubes de cada lugar. Espero les haya servido de algo.

8 comentarios:

Martín dijo...

Gracias mil Ariel, por un comentario tuyo estuve mirandome ese torneo Argentino C, y fue tremendo...

de 252, tan solo 3 ascensos directos...como para descender(Y luego me quejo de la 2ºB...)

Otra cosa que no tiene sentido, es ese equipo seudofantasmal, el que se queda fuera del mundo de los vivos...

¿No seria mas sencillo simplemente poner una liga de 19? es que si no hay nada abajo, lo unico que puede causar, es que el equipo desaparezca, por falta de ingresos(¿por cierto, quedan los jugadores libres? es que me parecio leer eso cuando descendio el Atlas).

En fin, y luego como veo, nuevos cambios de formatos...en serio, los dirigentes del futbol argentino, parece que si algun año no se toca algo, no estan contentos, porque no se nota su mano...

Un saludo

javu dijo...

buenas a todos,les interesaría un intercambio de links?...si alguien puede que me conteste a mi blog..su blog es espectacular.

Saludos

Anónimo dijo...

Hemos creado un Foro para que todos podamos Hablar de fútbol, de baloncesto, de todos los deportes, sin dejar a un lado la politica, el cine, la literatura, etc. Registrate, seremos muchos dentro de muy poco. Espero que tengamos muchos usuarios dentro de poco. La direccion http://futbolmundial.activoforo.com/index.htm, espero que pasemos grandes momentos.

Un abrazo

chimoeneas dijo...

muy grande. impresionante lo del descendido de la d. y con la cantidad de equipos que habrá en buenos aires, cómo es que no hay una liga amateur? no hay más de un equipo al que le gustaría subir a la d?
aguante sacachispas!

Mauricio dijo...

Tremendo Ariel. Exelente explicación, aunque tebdre q releer para acabar de entender.

Insolito lo del descenso de la primera D

Otra cosa, uno que cae del Argentino B al C tiene que ir primero al regional entonces???

Kipzy dijo...

no, los que van al argentino C que es llamado Torneo del Interior tienen una plaza por invitacion como creo que lo menciona el post. Este torneo es especial porque es bastante amateur en cuanto a jugadores, clubes, campos de juego, indumentarias, etc. Pero para jugarlo se necesita mucho dinero en concepto de viajes, transporte, hoteleria y alimentos para el plantel, por lo tanto se vive una ambivalencia que hace que todos los años distintos equipos lleguen a instancias decisivas y se torne muy cambiante. Lo que si se puede determinar es la hostilidad con la que se recibe a los equipos visitantes y sobre todas las cosas al arbitro, los arbitros de esa categoria son sin duda los mejores del mundo porque tienen la presion de todos frente a su rostro.

Garrincha dijo...

Gracias Ariel por tan magnífica obra, un día reuniré los 3 capítulos y los imprimiré ;) jeje

Un saludo!

saddam dijo...

no entiendo nada!!!