.

.

Piratas del Río Avon - Historia del Bristol Rovers (Parte II)

Retomamos la historia del Bristol Rovers. Por si alguno se perdió la primera parte, aquí puede encontrarla.

La época de la post-guerra
El mundo había sido sacudido por los enfrentamientos bélicos. Millones de personas perdieron la vida en lo que resultó el episodio más sangriento de la historia de la humanidad. Con el final de las bombas y los conflictos, el fútbol retomó el camino que se había interrumpido allá por 1939, siete años atrás. La actividad fue volviendo a la normalidad y los Rovers retornaron —previa readmisión— a la Division 3 South. Los grandes cambios que se producían en el planeta también llegaron al equipo, que fue dejando paulatinamente su condición de conjunto débil para irse convirtiendo en uno de los animadores del torneo. Así fue el Bristol comenzó una nueva etapa, posiblemente la más gloriosa de su historia.

Los años dorados
La parte final de la década del 40 —en la que el Bristol se adjudicó dos veces más la Gloucesteshire Cup— había visto al club mejorar sustancialmente su desempeño, vaticinando importantes logros para los años posteriores. En 1951, mientras se iban afianzando en la liga, los Rovers alcanzaron por primera vez en su historia los cuartos de final de la FA Cup. Debían enfrentarse al poderoso Newcastle, un rival que parecía imposible de derrotar. Ante la sorpresa general, ninguno de los dos equipos pudo quebrar el cero durante el primer partido, disputado en el colosal Saint James’ Park. La vuelta no fue tan feliz y los Magpies ganaron 3-1 en Eastville. El sueño había terminado, pero era un paso importante hacia el progreso como institución.

El crecimiento no se detendría y en 1953 los fanáticos pudieron festejar como nunca antes lo habían hecho. Ese año, los Rovers fueron los amplios dominadores de la liga, se ubicaron primeros entre los 24 equipos participantes y se ganaron el derecho de participar en la Division Two de la temporada siguiente.
La adaptación a la nueva categoría fue instantánea. Desde el primer momento, los Piratas se establecieron como uno de los mejores diez. Las mejores colocaciones de esta época —6º puesto en el 56 y el 59— se convertirían también en las más sobresalientes de la historia. Apenas unos pocos puntos separaron al club del fútbol de elite en esas dos campañas.

La FA Cup siguió llevando alegría a Eastville. Los Rovers derrotaron 4-0 al Manchester United en 1956, en un partido que aún hoy sigue siendo muy recordado por los aficionados. Dos años después, el equipo alcanzó nuevamente los cuartos de final y otra vez perdió por 1-3. En esta ocasión fue ante el Fulham.
Todos estos éxitos tuvieron su origen en un mismo cerebro: el del inolvidable Bert Tann. Este entrenador se hizo cargo del equipo en 1950 y se mantuvo en el cargo por 18 años, siendo responsable de cada triunfo. Pero los tiempos felices, como todo, tienen su final. El ascenso de los Rovers terminó con el comienzo de los revolucionarios 60. Su estrella se fue apagando lenta y tristemente.

La caída
La llegada de los años 60 comenzó a mostrar un declive en el rendimiento de los Rovers. El sueño de llegar a la primera división comenzó a alejarse cada vez más. La temporada 60/61 tuvo al equipo como ganador del primer partido en la historia de la League Cup, recientemente creada. Sin embargo, no llegaría muy lejos en esa competencia y el desempeño en la liga sería bastante malo. Era sólo una anticipación de lo que ocurriría un año después. Nueve temporadas en la segunda categoría encontraron su fin en 1962. El Bristol terminó anteúltimo y quedó condenado a bajar a la Third Division. La tormenta se había apoderado de Eastville.

Geoff Bradford, el mejor
Contar la historia del Bristol Rovers implica mencionar a este jugador, alguien que dejó su nombre marcado a fuego en el club y en el corazón de sus hinchas.
Geoff Bradford nació en Bristol, jugó toda su carrera en los Rovers y eligió esa ciudad hasta el último día de su vida. Los números de este futbolista con la camiseta de los Piratas son impresionantes: 626 partidos disputados, 355 goles convertidos y 24 hat-tricks en su trayectoria. Se convirtió también en el primer Gashead en defender los colores de Inglaterra. Disputó su primer partido internacional con la Selección el 2 de octubre de 1955. Ese día, los británicos derrotaron a Dinamarca por 5-1. Bradford anotó el último gol del encuentro, que sería su debut y despedida con el conjunto nacional.

El mejor jugador en la historia de los Rovers no volvió a ser convocado, pero siguió escribiendo su historia en Eastville. Rechazó una oferta para jugar en el poderoso Liverpool, en ese entonces dirigido por Bill Shankly, y se retiró ante su público, con los colores que amaba, en 1964, luego de 16 años en el primer equipo. Después de toda una vida identificado con los colores azul y blanco, falleció en 1994, a los 67 años.

4 comentarios:

Martín dijo...

Una pena que al menos no hubiera podido disputar una temporada en la élite...por cierto, si no recuerdo mal(no se si aun en esa época), cuando existian dos grupos de tercera, tan solo subian a 2 el campeon de cada grupo...la verdad, ese tipo de cosas son las que menos gracia me hacen del futbol ingles, ese cerrazon para ascender.

Y por otra parte...eso de los nombres ilustres ligados de por vida a una entidad...que dificil es encontrarlo en el mundo actual...

Con esos numeros, seguro que hubiera podido hacer mucho en primera, y sin embargo...

Je, al menos parece que estos años no andan mal, y pedazo goleada que lograron el otro dia, la mayor en muchos años :-)

Ariel dijo...

Es una lástima el tema de los ascensos. También estoy en desacuerdo con un sistema tan cerrado, sobre todo por los "pozos" que se forman y de los cuales es realmente difícil salir.

Lo de Geoff Bradford es realmente ejemplar. Sus cifras fueron astronómicas y su conducta intachable. Realmente fue una de las cosas que más me hizo tomarle simpatía a este equipo.

Rechazar una oferta del Liverpool de Shankly se puede encuadrar entre una anécdota inesperada y una demostración más sobre lo que significaban los Rovers para este señor.

CELTIC PARK dijo...

Donde anda Garrincha????

Garrincha dijo...

Preciosa la historia de Bradford, algo casi inconcebible hoy día.

A la espera de la 3ª parte estamos ;)