.

.

Resumen e impresiones futboleras de los JJOO

Más allá de la nueva coronación olímpica de Argentina, que mantiene el oro logrado en Atenas cuatro años antes, estos Juegos Olímpicos nos han dejado un montón de impresiones y buenos detalles que merecen la pena ser valorados en su justa medida. Eso sí, en primer lugar la enhorabuena a nuestros amigos argentinos, en especial a nuestro compañero Ariel (Mauricio y su Honduras tendrán que esperar una mejor ocasión).

1ª fase: pocas sorpresas y alguna decepción

Empezaremos con las selecciones de las que esperábamos algo más y nos han decepcionado. En primer lugar tenemos a la Serbia de Miroslav Djukic, cuyo pésimo desempeño (única selección europea que no accedió a cuartos ni ganó un partido) le ha valido la destitución antes incluso de comenzar el camino al Mundial 2010, justo el objetivo para el que fue contratado. Su sustituto será Radomir Antic, viejo conocido de los banquillos de su país y del fútbol español.

Si bien de los anfitriones chinos no podía esperarse un gran papel dada la dificultad de su grupo (con brasileños, belgas y neozelandeses) si que cabía exigirles una mejor imagen y al menos el triunfo contra Nueva Zelanda para tener alguna opción de cara a clasificarse, posibilidad difuminada al caer ante Bélgica en la segunda fecha y verse en la obligación de vencer a todo un Brasil posteriomente. Estados Unidos comenzó bien pero creo que no puede valorarse como un fracaso su no clasificación. Eso sí, la tuvieron prácticamente hecha hasta los instantes finales de su partido contra Holanda, cuyo empate (más la derrota yanqui ante Nigeria) les permitió pasar de ronda en la jornada definitiva.

Eliminatorias: Argentina revalida su corona; Brasil vuelve a fracasar

Muy bien los africanos en conjunto, colocando a sus tres selecciones entre los cuartofinalistas, alcanzando incluso el plantel nigeriano la final con un juego que aunó fuerza, técnica y disciplina, justo el factor diferencial que se les pide a los combinados del continente negro para dar el salto cualitativo necesario para pelear en el Mundial absoluto de igual a igual con las grandes potencias.

Bélgica supuso la gran sorpresa de los cuartos al superar a Italia en un polémico encuentro en el que penaltis, expulsiones e incluso un gol fantasma condimentaron un duelo ya de por si interesante ante los jugadores y la propuesta de ambos conjuntos. La Azzurra se adelantó e incluso jugó con un hombre más casi todo el partido, pero los belgas supieron sobreponerse a sus bajas y al resultado adverso para remontar épicamente, dejando a los transalpinos en la calle cuando se los tenía como favoritos para las medallas.

Holanda y Argentina se enfrentaron en un encuentro fraticida resuelto en la prórroga con un gol de Di María, que rompía el 1-1 con el que finalizó el tiempo reglamentario. La falta de gol Orange, que acusó la ausencia por lesión de Makaay, les condenó dejándolos fuera del torneo.

Por su parte Brasil también necesito del suplemento ante Camerún, a la que venció 2-0 con tantos de Rafael Sobís y Marcelo. Nigeria completó las semifinales tras superar por 2-0 a Costa de Marfil (Odemwingie y Obinna).

Ya en las puertas de la final Nigeria aplastó a Bélgica (4-1) y Argentina hizo lo propio con su eterno rival brasileño (3-0), aunque pese a la justicia en cuanto a los vencedores no hay que olvidar que ambas eliminatorias estuvieron mucho más disputadas de lo que los resultados finales indican, pues tanto la una como la otra se resolvieron en el último tercio de los choques, con Ogbuke y Agüero como respectivos protagonistas.

Como consecuencia del nuevo fracaso olímpico de Brasil han reaparecido con más fuerza que nunca las críticas a Dunga, en cuya descarga hay que admitir que esta vez dispuso onces más ofensivos de los que acostumbra, aunque en esencia su propuesta era la misma. Como consuelo menor lograron la plata al imponerse por 3-0 a Bélgica.

Respecto a la final, Argentina impuso su jerarquía gracias a un golazo culminando una contra de Di María, sin duda una de las sensaciones del envite gracias a su frescura y tantos decisivos. Messi completó un buen campeonato, mejor que un Agüero que fue de menos a más, aunque posiblemente el mejor jugador del equipo fue Javier Mascherano, primer futbolista profesional en lograr el bicampeonato olímpico. Al campeón le bastó con el tanto del codiciado jugador del Benfica para derrotar a una Nigeria más fría de lo habitual, sin duda contagiada por el pesado ambiente del choque definitivo (más de 30 grados sobre el césped), que no fue bonito ni quedará para el recuerdo más que por la nueva victoria argentina y el golazo de oro.

Un apunte ilustrativo de cara al futuro. Gran parte de los jugadores seleccionados por Argentina y Nigeria formaron en los equipos de ambos países que protagonizaron la final del Mundial sub20 de 2005 en Holanda, con idéntico resultado en aquella ocasión. Así, podemos aventurar que está por llegar una gran generación para las Super Águilas Verdes (quien sabe si alcanzarán el nivel de los Kanu, Okocha o Ikpeba, palabras mayores) y otra gran hornada albiceleste que buscará rememorar unos laureles que comienzan a verse lejanos en el tiempo.

4 comentarios:

Martín dijo...

Reconozco que apenas he seguido el torneo olímpico, después de todo lo que escuché antes del mismo,pocas ganas tenia, como mucho esperar que alguna lesión no fastidiara a los sevillistas presentes(cosas que por desgracia no puede decir Ustari...ni nosotros con Aruna Kone, en otro de esos amistosos inutiles de selecciones,¿pagaran el sueldo y los perjuicios economicos y deportivos a los clubes las selecciones?). Eso si, felicidades a Argentina, que aunque partía con el equipazo que tenía casi con la obligación moral de vencer, tenia que revalidar dicho favoritismo.

kipzy dijo...

decepcion fue la de costa de marfil de no terminar con medallas, me parece gran equipo

La Quinta del Buitre dijo...

¿Qué tal Garrincha?

Aquí preparándome para pirarme al Bernabéu, a ver si nos comemos una buena paella valenciana;))

Yo lo que he visto en estos JJ.OO, desde la óptima merengue, es un Gago muy asentado al que vendrá bien este logro. En cuanto a Marcelo, le he visto más preciso e incisivo. A Drenthe no lo he podido seguir tanto.

Mi conclusión, a nivel general, es que Argentina consigue en las citas olímpicas lo que hace algunos años que no logra en las grandes citas.


Un abrazo, socio.

Mauricio dijo...

Exelente resumen, Garrincha

El torneo estuvo interesante, pero sin duda la eliminación de Italia a manos de Bélgica fue la gran sorpresa.

Brasil sigue sin romper su maldición y Argentina se consagra siendo el mejor equipo. Messi fue el gran artificie, por encima de Riquelme, que apenas hizo acto de prescencia.

Eso si, vaya horario tan inusual par una final. (A los argentinos les toco verla a la 1:00 a.m. del Sábado a mi, 10:00 p.m. del viernes) No estaba bien la cancha y el clima estaba insoportable.