.

.

Tablas en el Monumental (y otros partidos de la Conmebol)


Era, sin duda, el día más duro del invierno porteño: llovía y hacía un frío horrible y, según los que saben, el espíritu del Monumental sólo ayudaba a bajar la sensación térmica. Y para compensar, Argentina empezó fuerte, a calentar el ambiente con un equipo plagado de grandes nombres y su estilo de toque. Avisó pronto: al poco de comenzar el partido, Riquelme colocó de falta directa el balón en el travesaño. El problema es que a algunos tantas ganas de entrar en calor le revolucionaron de más. Para unos, el sofocón derivó en nervios, como le ocurrió a un despistado Heinze, que en el minuto 15 convirtió un sencillo pase de cabeza al portero en un sonrojante autogol (y para colmo, en el barullo de la jugada el delantero Valdez rajó el muslo de Abbondanzieri, que tuvo que retirarse). Para otros, como a Tévez, la calentura tomó la forma de ira: amarilla en el 16 y roja directa en el 30.
Así que mal pintaban las cosas para una Argentina deshilachada que apenas inquietó en lo que quedó de primer tiempo a un Paraguay que, sin hacer nada (ni siquiera el gol), esperaba tranquilo en su campo.


Tras el descanso, sin embargo, hubo cambios. Cambios de nombres (el Cata Díaz sustituyó al nefasto Heinze y Agüero entró por Di María) y cambio de actitud. Argentina fue poco a poco a por el partido ante unos paraguayos que dejaban hacer, hasta que por fin, esa colección de estrellas lograron conectar en jugadón: Riquelme se la cedió a Messi, Messi se inventó un pase que cruzó la defensa rojiblanca y Agüero remató a gol. No volvió a moverse el marcador, ni con Coloccini, ni con Agüero, ni por la cabeza de Haedo.
Así que tablas en el Monumental, que dejan a todos contentos y decepcionados a la vez. A Argentina por empatar un partido que se le puso muy difícil y por mejorar su imagen en el segundo tiempo. Paraguay por ese punto ante un rival teóricamente superior y por seguir liderando el grupo, pero con un regusto amargo por haber dejado salir viva a una Argentina que podrían haber rematado. Al menos, su hinchada, que abarrotó sus entradas, quedó más que feliz.


En el resto de partidos, Perú ganó 1-0 a Venezuela (gol de Piero Alva), abandonando el último puesto en la clasificación. En Bogotá, la eficiente Uruguay se impuso a una Colombia en principio favorita gracias a un gol de cabeza de nuestro Eguren. Finalmente, Ecuador venció a Bolivia: se adelantó Caicedo con un golazo, empató Botero (que curiosamente, minutos antes estaba mareado) y remataron Méndez y Benítez. En unos minutos llega el Chile-Brasil, con un Dunga que puede peligrar...

PD: Para los que creen en el síndrome Chimo: Argentina no perdió (de hecho, Paraguay lleva muchos, muchos años sin caer en Buenos Aires), pero al principio del partido le comentaba a Ariel lo mucho que me gusta Heinze...

3 comentarios:

cityground dijo...

Chimo, no te preocupes eso de que eres gafe es un bulo sin fundamento, ¿no?. La verdad que el gol de Paraguay es una cagada de Heinze espectacular.

Al menos gano Peru pero lo tiene muy crudo para meterse.

Parece que resucita Brasil, ese 0-3 en Chile se puede catalogar casi de sorpresa.

Martín dijo...

@City: No hombre, lo de que maldijera a Heinze y argentina no ganara pudo ser mera casualidad.

Lo de ir a ver a Quilmes, y que perdiera, es hasta normal.

Lo de que fuera a ver al Bangor en la UEFA y le metieran un 1 a 6,, entendible.

http://cafefutbol.blogspot.com/2008/07/caf-ftbol-en-la-uefa.html

El que antes, en la intertoto, acudiera al Rhyl-Bohemians de Dublin y que los irlandeses consiguiera un 2 a 4...comprensible.

http://cafefutbol.blogspot.com/2008/07/intertoto-2008-una-experiencia.html

Y ya que estamos, el que en su primer partido en Inglaterra, em Crewe, estuviera a punto de descender al equipo local al que le metieron un 0 a 3...casi lo podriamos calificar de logico.

http://chimoeneas.blogspot.com/search/label/crewe

Pero por supuesto, todo esto no tiene ningun fundamento, y lo de que Chimo sea gafe para los equipos locales es simplemente una falsa impresion provocada por la acumulacion inexplicable de una serie de resultados negativos...

Y el que yo haya podido recopilar esto simplemente mirando sus andanzas los dos ultimos meses, puramente casual...

Posdata: Que conste Chimo, posiblemente vayas a ser protagonista de otro cuento...

Mauricio dijo...

No Chimo, no le hagas caso a Martín. Todo eso son puras casualidades.

Por cierto todo el cafe espera la foto de Chimo y Ariel en el estadio...