.

.

Distinto. Homenaje al futbolista humilde.

Él era distinto a todos los demás. No en un sentido despectivo de la palabra. Tampoco positivo. Él era simplemente distinto.
Recuerdo que jugábamos al fútbol, los fines de semana del verano, en una pista de tenis que había en el trabajo de nuestros padres. A unos cien metros de una especie de club social y una piscina, que hoy muere en el ostracismo y en el olvido de los responsables de mantenerla. Nosotros jugábamos al fútbol en esa pista de cemento con dos porterías de fútbol sala en los fondos y una red en mitad, con lo cual tanto para atacar como para defender teníamos que pasar por los laterales de la misma. La otra opción, el gol regañado*, quedaba reservada para cuando eramos tan pocos niños que jugar un "partido entero" carecía de sentido alguno, gol regañado y cada uno a sus uñas.



Fuimos creciendo y la vida nos fue llevando a cada uno por un lado. Pero él seguía con su obsesión y la característica que le hacía distinto. Distinto incluso en los que tenían su característica, pues era muy bueno. La primera vez que yo le vi jugar a nivel más serio, me quedé asombrado. Yo nunca he pasado de ser un futbolista aficionado, y no de los mejores. El tiene algo en sus movimientos, en su manera de mirar y participar en el juego, que lo hace distinto a otros. De "mayores" solo he jugado una vez contra él, perdimos 8-0 en un partido de un torneo de verano, y la unica vez que disparé a puerta en aquel partido, recuerdo como paro el balón como si fuera un gatito camino de sus manos.

Aquel niño distinto no ha llegado a ser profesional del fútbol, pero sigue siendo distinto a casi todos. Otros de su mismo nivel, no siendo la mitad de buenos de lo que él demuestra cada vez que participa, tienen un ego por las nubes, se muestran altivos con los llamados "conocidos". Él no. El tiene la virtud de saber lo bueno que es entre los suyos y no tratar de marcar distancias con otros que no hemos sido tan buenos en esto de la pelota.

Supongo que le viene de familia. No se me olvidará nunca como en un torneo de hace cuatro o cinco años, el público comenzó a abuchear a la organización cuando en la entrega de trofeos designaron a otro como merecedor de un trofeo del que, solo en la final, nuestro protagonista se había hecho merecedor. La reacción de su padre, a escasos metros de mi, me pareció digna de elogio. Mientras el público mostraba su descontento, él aplaudió al rival de su hijo mientras recogía el trofeo pese a que sabía como todos los allí presentes, que nuestro protagonista lo merecía mas. Cuando me acerqué a él le dije que era una lástima que no se lo hubieran dado, y su respuesta de puro simple me pareció espectacular "También lo ha hecho muy bien, no?".

De niño era distinto porque era portero, después porque era y es muy buen guardameta. Y en un mundo tan egocéntrico a todos los niveles, como es el del balompié, él es distinto, normal en el trato pese a saberse bueno.

Supongo que todos, o casi, conocemos a gente que es muy buena jugando al fútbol, y entre los que conocemos hay alguno como él, sean porteros o no. Sus ejemplos, en los tiempos que corren, a mi me reconcilian un poco con el fútbol.


* gol regañado: juego en el que uno de los participantes ejerce de portero mientras que los demás deben lograr marcarle gol en jugada, pudiendo jugarse individual, parejas o trios.

9 comentarios:

chimoeneas dijo...

es curioso que lo que debería ser una persona "normal" desgraciadamente haya pasado a ser una persona "distinta". ojalá encontremos más gente así.

mola lo del fútbol regañado, creo que en cada sitio lo llaman de una manera distinta (yo lo conocí como "metegol")

Martín dijo...

Creo que casi todos hemos conocido gente asi, que uno esperaria que llegara a algo en el futbol (de esos que cuando jugabas contra ellos te parecian Pele en blanco), y que luego pues no...

Por cierto, tambien aqui era Metegol (el campo mas raro en el que jugue era uno con una hierba que casi impedia moverse al balon, con cierto desniveles y con una esquina entera ocupada por los servicios...me refiero ocupada por dentro...

DoKiÈh dijo...

Qué gran post joder. La historia la conocemos todos, es la misma de siempre. ¿Cuántos hay así que se quedan en el camino? Siempre pensé que eso tiene buena culpa de que, hasta hace poco, no nos hayamos igualado a grandes potencias futbolísticas.

En Brasil, por ejemplo, esto es distinto. Casi todos suelen tener las mismas oportunidades, pobres y ricos.

Saludos.
Querido Bogarde

Devo dijo...

Excelente Jpx, me encanto el post. Y cuanta razon, muchos se quedan a medio camino. Pero no solo las acciones hacen grande al hombre, sino tambien sus actitudes. Felicitaciones por el post, me alegra leerte por este sensacional blog.

Un saludo, estoy de vuelta!

Devo

El Balón Europeo

POST: ``El City ha fichado con la cabeza… hasta ahora´´

Maximiliano dijo...

Aca se lo conoce como Marcadita , vaya uno a saber xq o mismo como Metegol .

Es una muy linda historia ,pensar que me paso algo similar a mi , me hace ver con muy buenos ojos esta historia real .

Saludos .

Luisi dijo...

Yo tuve un colega que parecía iba a llegar lejos en esto del fútbol. Pero entre las lesiones y la fiesta... ahora está en la universidad.

Creo que casi todos conocemos a alguien así.

NIPO dijo...

En mi pueblo se le llama a eso una "Reina" y otra modalidad parecida, es la "limi" de eliminatoria, en la que el que marca pasa a la siguiente fase y se va eliminando uno cada vez :)

DoKiÈh dijo...

¿De dónde eres NIPO?

Aquí también se llama una "reina".

jpx dijo...

Yo creo, sinceramente, que este chico no llegó porque no le vería quien debía, pero bueno, asi se escribe la historia. Pero más importante me parece su comportamiento y normalidad respecto a la media.

Es curioso lo del gol regañao y sus distintos nombres, jeje, me han gustado las distintas versiones.