.

.

Racing & Emelec: momento para disfrutar

Tras unos últimos años viviendo una decepción tras otra, las aficiones de Racing Club y Emelec se permitieron este fin de semana una explosión de alegría que si bien no significa el cumplimiento de los respectivos objetivos sí que supone un buen espaldarazo de cara a la consecución de los mismos, más cercanos (y humildes) para el cuadro argentino que para el ecuatoriano.

Para el Azul Eléctrico, color que lustra la llamativa zamarra de Emelec, vencer al eterno rival, el Barcelona Sporting Club en una nueva edición del Clásico del Astillero en el propio Monumental (0-1, gol de David Quiroz), supone la reafirmación de las distintas trayectorias de ambos esta campaña. Al Barça comenzó entrenándolo Benito Floro, cuyos pésimos resultados supusieron su sustitución por Flavio Perlaza (técnico de las inferiores del club).

Mientras tanto Emelec, que no es campeón desde 2002 (cuando la dupla ofensiva estaba conformada por Carlos Alberto Juárez y el desaparecido Otilino Tenorio), disfruta desde lo alto de la tabla a la espera del final de la primera fase para asegurarse la ventaja de puntos en la Liguilla Final, a la que el Barcelona tendrá difícil acceso ya que es penúltimo a falta de 4 partidos. Para los hinchas del Bombillo, renace la ilusión en el 80º aniversario de la institución por un título que no pelean desde el subcampeonato de 2006, esperando que en esta ocasión la historia sea distinta.

Respecto a Racing Club, el festejo de la Academia tiene doble motivo. Por un lado, golear a un rival tradicionalmente esquivo como Boca Juniors con un inapelable 3-0 que enloqueció a La Guardia Imperial. Por otro, dejar prácticamente cerrada la salvación luego de un mal inicio (para variar) en el torneo Clausura, que les comprometió con los promedios de tal manera que se vio necesaria la llegada de todo un obrador de milagros como Caruso Lombardi, técnico de éxito en el fútbol del ascenso que vivía su primera experiencia en un grande hasta ahora de forma muy positiva (aunque el juego de los suyos deje bastante que desear en el plano estético).



Así, este 3-0 supone que Racing debe sumar un solo punto en las 2 fechas que restan (ante Gimnasia de Jujuy y Newell’s, este último en el Cilindro) para certificar la salvación. Eso sí, lo triste es que un club con su historia y afición tenga un presente tan triste en el que la permanencia se festeje casi como una copa. Ojalá pronto cambie la tendencia…

3 comentarios:

cityground dijo...

Me alegro por Racing, a ver si certifica la permanencia y llegan tiempos mejores para la Academia, gran trabajo de Caruso Lombardi.

Jose David Lopez dijo...

Le vi a ratos en diferido estos días y el clásicod el Astillero, como siempre, guarda un atractivo especial. Aunque ya sin floro el interés para los españoles también desciende. Barcelona está fatal, era de esperar.

Carlos Pérez dijo...

Martín, que no se te olviden las apuestas!

Un saludo!