.

.

Apertura’09: Racing y Newell’s sacan la mística para voltear el torneo

Tan raro resulta jugar un lunes y un martes los choques decisivos de un campeonato como ver la actual tabla clasificatoria en Argentina, donde reina la mediocridad en todos los estamentos e incluso sobre un césped maltratado por sus equipos más ilustres (ni hablar del tristísimo presente de River y Boca), donde el ciego es el rey del país de los tuertos. Solo así se explica que Banfield liderase la tabla hasta anoche, cuando Newell’s tomó la punta tras vencer a domicilio a Colón (con la infaltable bronca final), pero comenzaremos desde el principio:
 
Que Racing Club de Avellaneda es especial no escapa a nadie. Tiene detalles que van desde lo cómico hasta lo escabroso que recuerdan a los petardazos tanto institucionales como deportivos del Atlético de Madrid (¿se le ocurre a alguien mejor ejemplo?). Capaces de pifiarla en las más difíciles son también capaces de lograr lo que nadie ha logrado antes y mucho menos se espera de ellos: vencer al invicto puntero en su cancha cuando apenas restan unas fechas para finalizar el torneo.

El Taladro, al igual que en 1951 se enfrentaba a Racing con la posibilidad de acercarse a un título que jamás ha ganado. Como aquella vez hace más de 50 años, la Academia vestía la misma camiseta y como aquella vez, fastidió a un decepcionante Banfield, cuya afición no fue capaz de llenar la cancha en un momento tan importante y pese a la enjundia del rival por más que vivan horas bajas (actualmente siguen en puestos de promoción). 1-2 fue el resultado, con tantos de los zagueros Martínez (al inicio del choque) y Mercado (promediando la segunda mitad), logrando la igualada momentánea el máximo anotador del torneo, el uruguayo Silva:



Por el contrario, Newell’s puso eso que caracteriza a los grandes diferenciándolos de los modestos: la determinación para luchar por un objetivo donde sea y contra quien sea. Mentalidad ganadora, peleando cada balón y amedrentando al rival pese a que este jugase en casa y fuera Colón, que apuraba sus escasas chances de campeonar (es tercero con un partido más pero de haber ganado hubiera quedado a un punto de la cabeza).

En todo momento La Lepra fue más, buscó el partido y obtuvo la recompensa tras un golazo del charrúa Boghossian luego de una gran jugada individual al borde del área (ver vídeo). La respuesta local vino por medio de la brega, aunque no fue suficiente para batir a un plantel convencido de sus posibilidades … tanto que ahora lideran la clasificación con un punto más que Banfield y lo que es más importante, un gran espaldarazo moral que supuso a sus aspiraciones el desarrollo de la fecha.



Así, podemos decir que una vez más hizo aparición la mística, ese elemento intangible pero a veces decisivo como en estos dos partidos en concreto, donde los grandes sacaron de lo más profundo de su ser ese espíritu necesario para las grandes gestas: unos para mantenerse con vida en la élite, otros por cerrar la década de forma gloriosa.

El trono se cierra a dos candidatos, cuya resolución tendremos en menos de dos semanas, momento en que los focos iluminarán al nuevo campeón mientras Estudiantes se prepara para luchar contra el mundo por unos laureles más ambiciosos. Aunque de esa y otras historias ya hablaremos otro día…


1 comentario:

Kipzy dijo...

no olvidar que todavía estamos en una lucha tremenda por reconstruir un club en ruinas desde hace un año...

aplausos para nuestro manager Dezotti (ex gloria futbolística del club, al igual que el DT)