.

.

Los que se quedaron a las puertas del Mundial

Mala suerte, mala mano (?), mal desempeño… mucho pueden alegar aquellos que no estarán en Sudáfrica el próximo mes de junio de 2010, pero en la mayoría de los casos aquellos que no clasificaron es porque no hicieron más méritos sobre el campo que sus rivales por el objetivo. De ello trata este post, de repasar brevemente a las decepciones, a los que mejoraron respecto a otras eliminatorias y a los que casi sorprenden, pues muchos de los que se quedaron a las puertas pueden extraer conclusiones positivas de su trayectoria.

Antes de centrarnos en las decepciones, que ganan por mayoría, ovacionaremos en público a aquellos combinados nacionales cuya performance ha estado por encima de lo esperado e incluso han gozado en momentos puntuales de claras chances para asistir a la cita sudafricana. Los ejemplos más significativos podrían ser, aún a riesgo de olvidarme de alguno, Hungría, Letonia, Finlandia, Austria, Irlanda del Norte, Ucrania, El Salvador, Venezuela, Bosnia y la República de Irlanda.

De todos ellos se podría decir que fueron sorpresas muy agradables, gozando casi hasta el final de algún resquicio para lograr el billete mundialista. Bosnios e irlandeses cayeron en la repesca, estando los primeros un poco por debajo de lo esperado y los segundos sufriendo la infamia de la FIFA con la excusa del error humano, ese que curiosamente a la hora de la verdad siempre favorece a los grandes.

Los húngaros compartieron un complicado grupo con Dinamarca, Portugal (ambas mundialistas) y Suecia, ocupando el segundo lugar durante muchas fechas, siendo honestos, por encima de sus posibilidades reales. Rudolf, delantero del Debrecen, se aventura en el futuro como posible abanderado de los magiares, a los que todos esperamos desde hace ya demasiado que peleen por reverdecer viejos laureles. Al resto les cabe el aplauso y la convicción por seguir el camino que están recorriendo y que dado su potencial en relación a sus jugadores, historia, etc… es la vía que han de seguir para alcanzar éxitos mayores en el futuro.

En el apartado de las decepciones el capítulo es mucho más largo, por lo que apenas haremos una escueta reseña de todas ellas. Empezamos en Europa con Turquía y Bélgica: ambos por igual, pues si bien se esperaba bastante más de la nueva generación belga, también se creía que los turcos quedarían por delante de Bosnia o como mínimo pelearían hasta la jornada final (recordar que ambos compartían grupo).

Escocia ha sido personalmente uno de los mayores chascos. Tras casi dejar en la cuneta para la pasada Euro a Francia e Italia la Tartan Army realizó una campaña calamitosa, de lo peor que se recuerda de un combinado habitualmente combativo y no exento de técnica. Ojalá para el futuro cambien muchas cosas.

Rusia y Croacia fueron dos de las selecciones que mejor fútbol practicaron en la pasada Eurocopa de naciones, alcanzando semifinales y cuartos respectivamente a la vez que conquistaron el corazón de los futboleros europeos. Su debacle es inentendible, cediendo ante planteles menores en comparación como Eslovenia o Ucrania. Esperamos la redención de cara al siguiente gran torneo, pues no hay quien aguante un verano sin Arshavin, Modric y compañía.

Para la República Checa, Suecia y Polonia posiblemente cualquier tiempo pasado fue mejor. Sus escuadras no estaban exentas de calidad, sino cargadas de años, de muchas guerras que a la hora de la verdad han hecho pesar más las piernas que la experiencia acumulada. La no regeneración a tiempo ha llevado a jugadores de la talla de Ibrahimovic a perderse la gran cita, algo que probablemente no haya hecho demasiada gracia al estilete sueco de origen bosnio.

Pero no solo en Europa han salido mal parados algunos combinados nacionales. En otros rincones del globo encontramos decepciones similares, por ejemplo en Asia con Arabia Saudí. Los saudíes habían hecho acto de presencia en los 4 anteriores mundiales pero no estarán en el sorteo que está por comenzar tras una irregular campaña que los condenó a la repesca, en la que cedieron en casa en el último instante ante Bahréin cuando todo el estadio celebraba enloquecido el gol salvador anotado apenas un minuto antes. Luego su verdugo sorprendería en lo negativo al caer ante Nueva Zelanda sin ser capaz de anotarle un solo gol en dos partidos.

En África el batacazo importante ha sido para Túnez (que dejó escapar la clasificación en el último choque con todo a favor), Marruecos (horripilante toda su segunda fase) y especialmente la bicampeona continental Egipto, que cautivó al mundo con su juego en la pasada Copa Confederaciones pero es incapaz de aparecer en la escena de la Fase Final desde 1990.

En Sudamérica, los fracasos más sonados han sido para Ecuador, Colombia y Perú. Los ecuatorianos acudieron a las copas de 2002 y 2006, pero sendas derrotas finales ante uruguayos y chilenos les dejaron sextos cuando antes de estos choques tenían el pase a mano. Colombia ha sido bastante irregular, pero al igual que sucediese con los venezolanos perdieron toda chance a dos fechas de la conclusión de las eliminatorias. Desde 1998 no se asoman por los Mundiales, así que ojalá logren la mejora suficiente para conseguir un cambio categórico como el alcanzado por la Chile de Bielsa. Por último, capítulo aparte para Perú, cuyas luchas internas en la Federación, Chemo Del Solar (DT) y los jugadores culminaron en una actuación muy lejos de lo esperado con un vergonzoso último puesto que poco tiene que ver con lo que los peruanos son capaces de hacer sobre un terreno de juego.

Finalizamos a la par con Jamaica & Costa Rica. Los primeros no fueron capaces ni de entrar al Hexagonal, el mínimo que se esperaba de los Reggae Boys. Por su parte los ticos pasaron de dominar la última fase a realizar una segunda rueda catastrófica que los relegó al cuarto lugar y por tanto a la repesca donde quedarían eliminados ante Uruguay. 

La redención para todos ellos comenzará en dos o tres años, según el continente. Es su oportunidad para demostrarse a si mismos que tienen capacidad de estar en la gran copa y que sean otros los que ocupen estas líneas, en su mayoría de la deshonra balompédica.


1 comentario:

Martín dijo...

Yo pondria primera de todas, dentro de las decepciones, a Rusia, viendo su euro y sobre todo su rival de repesca.

Luego lo de tunez, que se quedo fuera cuando a falta de un minuto en la penultima jornada estaba dentro, o lo de costa rica en su duelo contra USA y la saudi las veo como las eliminaciones mas dolorosas por como se produjeron.