.

.

10 países que podrían organizar un Mundial y no lo han hecho aún (1ª parte)

Iniciamos una serie de dos entradas que deben ser contextualizadas por su creación hace ya más de un año. Y es que por aquel entonces nuestros editores Garrincha y Martín elucubraron mientras conversaban un día cuales serían las alternativas a sede mundialista para la edición que está a punto de comenzar ya que en aquel momento desde la Federación Internacional se cuestionaba seriamente la capacidad del país sudafricano para cumplir los plazos y expectativas depositadas en ellos de cara a la organización de la gran cita. Así pues, tras la pertinente contextualización y con bastante tiempo de retraso aunque siendo buen momento para postearlo ahí va la primera entrada con la firma de Garrincha:

Tras las innumerables dudas sobre la capacidad de Sudáfrica para acometer las obras necesarias que les deben permitir acoger el Mundial de 2010, a todos se nos pasan por la cabeza una serie de alternativas que van desde la opción USA (particularmente nos parece de lejos la peor opción) hasta Australia (bonita y exótica idea) pasando por España, un sueño para los que somos de esa nacionalidad que no creo que llegue a realizarse al menos hasta finales de la próxima década.

De todos modos en el Café hemos barajado una serie de alternativas de lo más variopintas, más para el futuro que para el campeonato que viene, pero que con la base de un buen proyecto creemos que podrían llegar a salir adelante. De hecho, algunas de nuestras propuestas estuvieron cerca de convertirse en realidad en su momento (como Colombia en un par de ocasiones) o han peleado recientemente por la organización, como el propio país cafetero o Marruecos de cara al 98 (finalmente asignado a Francia, campeona en el mismo certamen).

Pasamos a ver los países que según nuestro excelso criterio (?) jamás han acogido el Mundial pero creemos que podrían/deberían hacerlo algún día. Primero, los escogidos por Garrincha:

Egipto (quizá con Túnez): su aparición como primera de la lista no es simple casualidad. Los egipcios poseen el mejor palmarés del continente africano, actualmente son bicampeones del mismo y su tradición a nivel de selecciones está fuera de toda duda. Su único lunar está en los mundiales, donde ha participado pocas veces con escaso éxito, algo que no tiene visos de cambiar de cara a la próxima cita si no solventan positivamente el reto en que les ha inmiscuido Argelia, líder de su grupo clasificatorio.

Con un milenario pasado de un bagaje cultural incalculable que se conoce en todo el mundo, la cultura de los Faraones sigue aprovechando los vestigios de las anteriores civilizaciones para progresar en la actualidad. Respecto a la cultura futbolística el país se divide mayoritariamente entre Al Ahly y Zamalek, con una poderosa rivalidad que genera unos duelos altamente apasionantes. La selección también tiene un gran arraigo debido al gran éxito cosechado al inicio de las competencias en el continente, logrando las dos primeras copas y siendo subcampeón en la siguiente edición. Desde entonces siempre son uno de los conjuntos más temibles, aunque paradójicamente no son capaces de superar las eliminatorias previas mundialistas desde más tiempo del que cabría desear.

Australia: mucho más que canguros y corales, en la gran isla oceánica existe la pretensión de crecer futbolísticamente para lo cual se adhirieron recientemente a la Confederación Asiática, buscando un salto cualitativo que solo los próximos eventos nos mostrarán si ha llegado o no. Al menos, la intención de por sí ya es loable puesto que los conjuntos de su zona geográfica se encuentran a años luz de los aussies, cosa que no puede decirse de sus nuevos contrincantes (Japón, Korea del Sur, Arabia Saudí, Irán…), mucho más a la altura.
El tema de los estadios no sería mayor problema, así como las infraestructuras necesarias a todos los niveles. Si cabe poner una pega, sería la lejanía geográfica (además de la diferencia horaria) respecto a gran parte del mapa mundial, aunque por una vez los hinchas sudamericanos estarían cerca.

Rusia: la enormidad del país (con las consiguientes distancias entre ciudades, y mejor no hablar de la lejanía entre Vladivostock y San Petersburgo), su disparidad climática, una “mala” ubicación geográfica y las diferencias históricas con la comunidad internacional respecto a temas políticos han hecho del corazón de la antigua U.R.S.S. un lugar un tanto inhóspito para las grandes federaciones, que desde 1960 (cuando organizaron y ganaron la primera Euro) les han dado la espalda. Sin embargo, la paulatina europeización rusa hace que cada vez el mundo occidental los mire con otros ojos (curioso esto último, un país de paulatino cambio hacia la cultura-mentalidad occidental incrustado en su mayoría en Oriente), más afables, que esperemos sirvan para concederles un día una organización mundialista que estoy convencido llevarían a cabo con buen resultado.
Turquía (quizá con Rumanía): a caballo entre Europa y Asia, Turquía aúna riqueza étnica y cultural a partes iguales, con su ciudad más importante, Estambul (de enconada rivalidad entre sus 3 grandes), como reflejo más representativo de esta realidad al ser el puente que une mediante el Bósforo ambas zonas continentales. Su crecimiento en el panorama balompédico internacional está fuera de toda duda en la última década, empezando por el Galatasaray campeón de la UEFA de 2000 ante el Arsenal, continuando con el espectacular papel de su selección en el Mundial de 2002 y siguiendo a día de hoy con buenas actuaciones de los suyos en los torneos de la UEFA, como la del Fenerbahçe en 2007 en la Champions. Pero no solo de la gran urbe vive el país otomano, con ciudades como Ankara (la capital), Bursa o Trabzon que deben suponer un importante referente sobre el que apoyarse ante una eventual candidatura.

Unión Celta (Escocia-Irlanda): una conjunción céltica entre estas dos naciones con tantos puntos en común podría depararnos un Mundial precioso, estamos convencidos de ello. Se aunaría el respeto que hay en las Islas al balompié con una acogida por parte de sus habitantes sencillamente sensacional, pues ambos pueblos presumen de lo abierto de sus gentes, sobre todo los irlandeses. Entrando directamente en materia, canchas como Hampden Park, Ibrox Park, Celtic Park en Escocia y Croke Park y Lansdowme Road en Irlanda en las son algunos de los fabulosos estadios que avalarían esta candidatura conjunta. En el plano político la reaparición de un brote del IRA en la Isla Esmeralda podría repercutir negativamente, ya que si su existencia no está bajo control sería casi imposible que les otorgasen un evento de tal importancia (algo que puede llegar a sucederle a España en relación con la ETA), aunque tenemos la esperanza de que lo resuelvan en un futuro no muy lejano. Al norte de la otra isla no tienen mayores problemas más que el nivel decepcionante de su combinado nacional, que finalizó el mes pasado una fase clasificatoria que pone de manifiesto los muchos problemas que arrastran desde hace años, con la excepción de la gran campaña realizada para la anterior Euro, donde casi dejan en la cuneta a Italia.

China: el gigante asiático ya superó con nota el examen que supuso la organización de los JJOO del año pasado, en los cuales demostraron que están listos para acoger un acontecimiento de tales características con garantías en todos los aspectos… eso si hacemos la vista gorda respecto al tema de la calidad de vida de su población así como la libertad de estos para manifestarse sin temor a reprimendas por parte del partido comunista. Salvando éste “pequeño” obstáculo y ciñéndonos a lo estrictamente futbolístico, el balón tomó protagonismo en el país al clasificar para el Mundial que se celebró en Asia hace 7 años, pero ni para la cita alemana ni para la del año que viene han logrado boleto, por lo que si bien en el aspecto organizativo Pekín’08 supuso un éxito no solo organizativo (que es de lo que estamos tratando) sino también por el enorme nivel de sus atletas, para el futuro se espera que su selección sea capaz de equipararse a las grandes de su zona, tal como Japón, las Koreas, Australia o los combinados árabes.

Marruecos: la otra candidatura seria del norte de África es la marroquí, país que mantiene estrechos lazos culturales y comerciales con el sur de Europa, especialmente con la Península Ibérica. Ya pelearon la sede del 98, finalmente otorgada a una Francia que acabaría siendo campeona en casa, y aunque nuevamente pujaron por la edición que está a punto de comenzar no gozaron del poder de atracción de Mandela hasta su país.

De este modo, la pasión marroquí tendrá que esperar a una mejor ocasión para disfrutar de una copa Mundial en casa, cosa que no podrán hacer ni si quiera por televisión ante el mediocre papel de los suyos en una fase clasificatoria en la que fueron ampliamente superados por Camerún, la débil Gabón y la mundialista 2006 Togo. Eso sí, opino que aunque les faltan al menos dos décadas para que les puedan conceder la sede, finalmente tarde o temprano acabarán obteniéndola.
 
Colombia: a punto estuvieron de llevarlo a cabo en 1986 pero los problemas con el narcotráfico finalmente hicieron a la FIFA repetir experiencia en México, que disfrutó del mejor Maradona 16 años después de haberlo hecho con la que quizá sea la mejor selección de siempre, el mítico Brasil de los Gerson, Rivelino, Pelé, Jairzinho…).Actualmente la patria por excelencia del café ya no tiene problemas tan graves con las drogas (siguen existiendo a menor escala) aunque la guerrilla de las FARC lo ha sustituido como quebradero de cabeza nacional. En el plano futbolístico la pelota levanta auténticas pasiones, con hinchadas lustrosas como las de Atlético Nacional, Millonarios o América de Cali, sus equipos más representativos (aunque los últimos éxitos internacionales fueron para Once Caldas y poco más). Gozan de grandes estadios que con algunos retoques podrían acoger el Mundial, especialmente en Medellín y Bogotá, las dos grandes urbes futboleras (aunque no las únicas) del país. Respecto a su combinado nacional, se despidió de la posibilidad de acceder al campeonato mundial al caer en la penúltima fecha de clasificación sudamericana en casa ante la Chile de Marcelo Bielsa, por lo que seguiremos sin gozar de su presencia al menos 4 años más.

Portugal: resulta extraño que los encarnados no hayan acogido jamás el torneo mundial con lo mucho que gusta el balompié en este país. Siempre han estado muy centralizados en las ciudades de Lisboa y Oporto, cuna de grandes jugadores y mejores clubes. Recientemente organizaron la Eurocopa 2004, pasando con nota el examen ante la UEFA. Sus estadios son nuevos y preciosos (nuestro Garrincha puede dar fe de ello), con las últimas comodidades, aunando la funcionalidad con la estética. Recientemente se ha sugerido en algunos foros una candidatura conjunta con España (candidatura Ibérica), aunque bien es cierto que por si solos no necesitarían de la colaboración de sus vecinos.
 
Benelux (Holanda, Bélgica, Luxemburgo): Sin duda una de las candidaturas más controvertidas pues obligaría la FIFA a permitir la participación de 3 selecciones como anfitrionas, aunque resulta bastante utópico que esto llegue a suceder no ya por el hecho del exceso de organizadores, sino por el bajísimo nivel del combinado luxemburgués. Holanda y Bélgica ya demostraron su capacidad durante la Euro’2000, que tuvo gran aceptación entre una afición que fue acogida con los brazos abiertos y pudo disfrutar de una gran infraestructura (además de la cercanía entre ciudades) no solo en cuanto a comunicaciones y alojamientos sino también en lo referente a los estadios (Ámsterdam Arena, De Kuip, Heysel …)

Se me quedaron fuera algunas combinaciones como la Unión Balcánica (Serbia, Bosnia, Eslovenia, Croacia, Macedonia) o la Unión Caribeña (Honduras, Panamá y Costa Rica) o países como Grecia y Canadá.

Respecto a la propuesta de que en caso de que no llegue a cumplir los plazos el país sudafricano se rote a Brasil y se otorguen 4 años más a los Bafana Bafana, personalmente no me parece bien por el simple hecho de que si en otras ocasiones no se ha hecho con otros países (sin ir más lejos con Colombia en el 86), no veo porque debe hacerse ahora. Además, la competición por excelencia del mundo balompédico ha de llevarse a cabo en un país con capacidad para su desarrollo con plenas garantías, algo que aún debe corroborar el país sudafricano.

También está el tema de que todos queremos ver un Mundial en suelo africano, especialmente Blatter, que quiere quedar en la historia como el primer presidente de la Federación Internacional que logre el hito de la disputa de la máxima competición de selecciones en el continente negro, algo que finalmente si todo sigue su cauce parece que disfrutaremos a estas alturas dentro de pocos días.

9 comentarios:

Julio dijo...

"Recientemente se ha sugerido en algunos foros una candidatura conjunta con España (candidatura Ibérica)..."

Sugerido no, ya es oficial. Por cierto, que Portugal sólo tendría 3 estadios y sedes en Oporto y Lisboa. Yo a Portugal no la veo organizando un mundial, porque hacen falta al menos 8/10 estadios de 40mil espectadores, y salvo que se compratan sedes y grupos, unas 8 ciudades. 10 estadios me parece que son los que hay en Sudáfrica. Podría pasar algo parecido en Escocia/Irlanda.

Yo no le veo problemas a la candidatura ibérica, porque aunque es cierto que España podría afrontarla en solitario, 2/3 ciudades y 3/4 estadios más de ese nivel vienen bien y abaratan costes. Lo que sí me ha parecido "raro" de la candidatura ibérica es que están propuestas sedes como Santander (habría que duplicar prácticamente el estadio o hacer uno nuevo) y sobre todo Badajoz. No sé por qué se planea un estadio de 40mil espectadores en una ciudad de apenas 120habitantes sin tradicional futbolera de alto nivel.

Candidatura ibérica

Julio dijo...

Perdón, quise decir 150mil (Badajoz).

Por cierto, que he echado un vistazo a la web, y antes (cuando la inauguraron) estaba Elche como sede y ahora no.

Café Fútbol dijo...

Si Julio, si ya sabemos que es oficial ... la cosa es que el post llevaba en el baúl de los recuerdos año y medio jeje

Un saludo

Como te digo una Co te digo la O dijo...

Me gustan las sedes que repiren fútbol, la propuesta de Escocia e Irlanda no suena nada mal, aunque no sé si tendrían capacidad por el número de estadios que se necesitan.

Un saludo

FI dijo...

Veo más factible que Portugal organice un Mundial, ya organizó una Euro y lo hizo bien, además de que cuentan con una gran infaestructura, sin necesidad de renovar muchas cosas.

Manuel Lidueña Góngora dijo...

De las opciones que comentas las que más me gustan son las Egipto y Rusia pero las otras también son interesantes. Estaría bien que el Mundial llegará a otros paises.

Saludos

kipzy dijo...

si uruguay propone el estadio de rampla como sede, no hay con que darles...

cityground dijo...

Holanda-Bélgica creo que es candidata para el Mundial 2018.

Ahora no me parece tan descabellado que Rusia o China pudieran organizar un Mundial, Australia lo hará seguro alguna vez pero no se cuando, los horario serian horribles tanto en Europa como en América.

Bonita la de Irlanda-Escocia, y la Canadá tampoco estaría mal.

Si Grecia se llevara bien con Turquía podían hacer una conjunta pero no es que sean amiguisimos.

Julio dijo...

FI... Portugal pudo organizar una Euro entre otras cosas porque:

- Son la mitad de equipos, grupos o estadios los que deben entrar en juego.
- La exigencia mínima, creo, son estadios de 30mil espectadores.