.

.

Cualquier sitio es bueno



Aunque el nombre que figura aquí arriba es el mío, este artículo es obra de mi padre. No voy a presentároslo porque el mismo lo hace a través del propio texto, solo os diré que durante toda mi vida (y ya van 28 años) he ido disfrutando de historias como la que ilustra esta entrada, muchas de ellas con el fútbol de telón de fondo, narradas de manera casi gráfica con una memoria prodigiosa. Tras mucho insistir, aquí teneis su primera colaboración con Café Fútbol.

Hoy he vuelto a comprobar que es cierto aquél dicho de “no te acostarás sin saber una cosa más”. Marchaba la tarde un tanto apática y me dediqué a buscar y rebuscar curiosidades deportivas en este mundo infinito de Internet; pues mire usted por dónde he encontrado la respuesta a una interrogante que se me planteó hace ya algunos años: ¿Nació algún futbolista importante en mi pueblo?

Soy un aficionado al fútbol, amante del buen fútbol, simpatizante del Real Madrid y forofo de la Selección Nacional. Mi carrera futbolera se inició a los 14 años y acabó a los 19, cuando tras divertirme en equipos de categoría juvenil o regional, y a la vista de que mis huesos no acabarían en el Santiago Bernabéu, me percaté que en aquellas botas no encontraría los garbanzos de mi vida.

La primera vez que me llevaron a ver un partido de fútbol fue en mi pueblo y allí no nació mi afición. Me llevó mi padre para que dejara de dar la “barrila” en casa. Aquel terreno de juego no se parecía en nada a los estadios que podemos contemplar hoy en día. Aquél era un humilde campo de tierra, con dos porterías y unas líneas que se tiraban a mano a base de yeso en polvo, pero era el Campo del Monopolio, el mejor campo del pueblo.

Años más tarde, viviendo en Granada, me despertó la afición a la práctica del fútbol, pues la “afición a ver fútbol”, en aquella época no había economía familiar que la sostuviese porque no había TV en casa. Me estoy refiriendo a la época en que el Granada C.F. militaba en Segunda División y alineaba a: Otero, Barrenechea, González, Tosco; Tinas, Lorenzo; Santos, Almagro, Miguel, Eloy y Ferreiro. Si la memoria no me traiciona, hablo de la temporada 65/66. Esa temporada, tras jugar la promoción contra el Málaga C.F, el Granada ascendió a Primera División.

Para que resultara económicamente posible, ver al Granada CF en Los Cármenes y en Primera División, solo había un camino: tener “Ficha Federada” en uno de los equipos de fútbol modesto de la capital o de la provincia. Con la ficha de Jugador Federado tenías entrada gratuita a uno de los fondos del campo (sin derecho a asiento). La temporada 66/67 no me perdí ni un solo encuentro del Granada en los Cármenes. Disfruté viendo al Granada CF vencer al Zaragoza CF por 6 a 2, marcando 4 goles el delantero centro Miguel. Aquél era el Zaragoza de Yarza, Irusquieta, Santamaría, Reija, Pais, Violeta, Canario, Santos, Marcelino, Villa, y Lapetra, ¿Suena de algo?


Ahí sí, ahí es donde nació mi afición al fútbol. Para poder ver jugar a los mejores equipos de fútbol de España, tuve que practicar el deporte. Me probaron y me hicieron ficha en la categoría juvenil del Atlético La Zubia y allí estuve hasta la edad de 19 años, en que decidí colgar las botas. Desde estas líneas mi agradecimiento a Pepe Píñar y a Molina, entrenadores del equipo y mi recuerdo a Pepillo, Mergui I, Pituna, Mergui II, Aníbal, Pepe Luis, Quesada (Marcial), Manolo Cervilla y otros muchos jugadores del éramos capaces de jugar un partido por la mañana con el equipo juvenil y (algún elegido) otro partido por la tarde con el equipo de “los grandes” o con el otro equipo de La Zubia, el que se denominó ZUBASA CF. Ahí si nació mi afición al fútbol. Las enseñanzas recibidas de aquellos dos grandes “maestros” y me refiero a los consejos de Pepe Píñar y Molina me sirvieron de guía y norte en muchos otros aspectos de mi vida.

Volviendo al inicio, buscaba cualquier dato de algún jugador de renombre que hubiera nacido en mi pueblo y mira por donde encontré a un “paisano” que había jugado en el Real Madrid, en el Real Jaén, en el Real Betis Balompié y en el Córdoba CF. Se trata de Heliodoro Castaño Pedrosa, nacido en Alcazarquivir (Marruecos) en Abril del año 1.933, cuando aquellas tierras eran un Protectorado de España. Castaño, iniciado en el equipo infantil de los Hermanos Maristas de Larache, jugó en el España CF (Tánger) y de ahí pasó al Real Madrid. Era extremo derecha “nato” y en algún sitio he leído que, jugando con el Real Madrid, marcó un gol al Partizán de Belgrado, en partido de Copa de Europa. Éste hecho me lleva a pensar en una máxima perfectamente aplicable al deporte:

EN CUALQUIER SITIO CRECE UN BUEN DEPORTISTA

La sensación que he sentido al encontrar a Castaño es la misma que sentí cuando contemplaba a Pirri en el Real Madrid, a Barrachina en el Valencia CF, a Eloy y de la Cruz en el Barça. Todos ellos pasaron por las filas del Granada CF y se batieron el cobre en Los Cármenes y, salvo Pirri, todos lo hicieron ante mis ojos.
En este último párrafo quiero expresar mi felicitación a esa afición “granainista” que ha sufrido lo indecible por esas Terceras Divisiones Infernales. Enhorabuena por haber encontrado la línea claramente ascendente y que no cabe la menor duda que llevará al Granada CF al lugar que le corresponde: a la Primera División Nacional de Fútbol.

Granada CF: Felicidades por el ascenso. Surhan, 1 Junio 2010

8 comentarios:

arturo quijano dijo...

Es una pena que las jóvenes generaciones no conozcan casi nada del Granada en primera división, quién sabe si el año que viene no están de nuevo en primera.

Me ha gustado mucho el artículo.

Un saludo.

FI dijo...

Me gustó muchísimo el artículo, muchísimo sentimiento. Muy grato leer entradas así.

Saludos.

Martín dijo...

Vaya Juampex, ¿tu padre tuvo oportunidad de ver a la defensa esa tan "peligrosa" que tuvo el Granada? preguntare si recuerda a Aguirre suarez y montero castillo (aunque son de principios de los 70 si no recuerdo mal).

Jaimemow dijo...

Me ha encantado el artículo, ya veo que de casta le viene al galgo.

Enhorabuena!!!

Juampex dijo...

Bueno, le transmitiré a mi padre vuestras reacciones, a mi el texto también me encantó.

@Martín

No se si los llegó a ver en directo pero más de una vez si que me ha hablado de ellos, sobre todo de cómo Amancio recibió un día cierta patada brutal. Según cuenta, en la línea de lo que publicaste tu: Materazzi en sus mejores tiempos sería una hermanita de la caridad a su lado.

Anónimo dijo...

Castaño, al que por cierto todos los cronistas llamaban Castaños, le jugaron malas pasadas las lesiones, pero la verdad es que iba para estrella del fútbol europeo, ya que en su temporada en el Real Madrid ya andaba sustituyendo a figuras como Joseíto, Molowny o Atienza I.
Gran jugador, muy rápido e inteligente, al que sé que valoró mucho Di Stefano.

Anónimo dijo...

Castaño, al que por cierto todos los cronistas llamaban Castaños, le jugaron malas pasadas las lesiones, pero la verdad es que iba para estrella del fútbol europeo, ya que en su temporada en el Real Madrid ya andaba sustituyendo a figuras como Joseíto, Molowny o Atienza I.
Gran jugador, muy rápido e inteligente, al que sé que valoró mucho Di Stefano.

Anónimo dijo...

Castaño, al que por cierto todos los cronistas llamaban Castaños, le jugaron malas pasadas las lesiones, pero la verdad es que iba para estrella del fútbol europeo, ya que en su temporada en el Real Madrid ya andaba sustituyendo a figuras como Joseíto, Molowny o Atienza I.
Gran jugador, muy rápido e inteligente, al que sé que valoró mucho Di Stefano.