.

.

Mundial 2010: Impresiones tras los octavos

En los grandes torneos de selecciones de poco sirven los pronósticos iniciales. Esto viene a cuenta de una confesión que he de realizar: antes de comenzar el Mundial tenía una terna de favoritos que seguía el siguiente orden: Brasil, España, Inglaterra y Argentina. Ni rastro de Alemania, nueva sobrevaloración de los ingleses con gol de Lampard o sin él y de Holanda sigo pensando en los mismos términos.

De entre los candidatos que siguen vivos Brasil dio una sensación de solidez abrumadora, la más consistente de entre todos los seleccionados que se mantienen en liza. Denostado el jogo bonito, a su habitual efectividad arriba suma una firmeza en defensa y un arquero de primer orden (posiblemente el mejor del Mundo a día de hoy) marca de Dunga, que le ha quitado algo de brillo al modelo pero le ha dado muchísimo más empaque. La mejorada fórmula de Brasil es actualmente la más poderosa, un bloque que domina todos los aspectos del juego con aparente sencillez al cual será complicado que alguien llegue a detener en su carrera por el Hexa.

Le pongo fichita (?) a Alemania, un colectivo que maravilla con su juego y lleva intrínseca la tozuda perseverancia del carácter teutón, cultura del trabajo cuyos resultados se hacen palpables en todos los estamentos de su sociedad y cómo no, también en el deporte. Su generación campeona de Europa sub17 está llamada a dominar el fútbol del Viejo Continente la próxima década aunque los Özil, Müller y compañía ya les están allanando el camino con unos réditos geniales en la gran cita que quien sabe si los llevará a la ansiada corona, esa que no saborean desde 1990 en los tiempos de Brehme, Matthaeus, Völler o Klinsmann.

En el siguiente escalafón veo a España, un plantel que alcanzó su cenit balompédico en la pasada Eurocopa, donde encontró de sopetón el estilo que tanto anhelaba y la suerte necesaria para convencerse a sí misma de que no tiene nada que envidiar a las grandes (excepción hecha, claro está, del palmarés). Ahora muchos jugadores llegan fundidos por la larguísima temporada, pero para fortuna nuestra son bastantes los recursos de los que dispone Vicente Del Bosque. Si se recupera el tono mostrado por momentos ayer aspiraremos a todo, sino veo el techo en semifinales, que por otro lado visto el plantel que tenemos así como el rival de cuartos es lo mínimo exigible a este gran plantel.

Por último veo a Argentina y Holanda un poco por debajo de las anteriormente mencionadas, pero con chances, especialmente a los sudamericanos. A Maradona le achaco la posición de Messi, desubicado lejos de donde realmente hace daño. Al genial punta rosarino se le ven las carencias en la creación y pierde esa explosividad tan imparable que lo caracteriza cuando comienza a desbordar tirando la diagonal desde la derecha. En una posición donde deberían estar Lucho González Pastore o Verón coloca al 10, que no es tal pese a la pretensión de quien un día lo luciera mejor que nadie. Además, la concepción del mediocampo que suele proponer su técnico tiene pinta de caer en las redes de la poderosa línea media germana, por lo que será muy interesante ver el duelo entre ambos del próximo sábado.

Respecto a la Orange, tiene tanto potencial arriba como pelagatos debilidades abajo. Nadie duda de los Sneijder, Robben, Van Persie o Kuyt, pero Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst y Van der Wiel son cuatro amigos (?) que casi van mejor en el aspecto ofensivo que en el defensivo, razón principal por la que creo que hincarán la rodilla ante Brasil.

¿Y Uruguay? ¿Cuenta alguien con ella? La aparente sencillez del camino hasta semifinales así como su perfil bajo les eximen de las grandes apuestas, pero ¿quién le niega una chance a un histórico que consiguió a base de talento y garra tantos logros? Están en el camino de reencontrase consigo mismos, por lo que si llegan a semifinales su rival deberá andarse con mucho ojo.

Mis respetos para Ghana y Paraguay, dos cuadros con a los que se les tiene mucha simpatía por estos lares, pero sobre los que espero les haya llegado el final del trayecto, una predicción más sentimental (e incluso egoísta) que hecha con la cabeza, aunque sería buena señal para mi selección así como para los grandiosos charrúas. El viernes y sábado tendremos la respuesta, los semifinalistas y la hora para más congratulaciones y lamentos.

5 comentarios:

Nicolás Medarde dijo...

mi opinion sobre la seleccion inglesa: http://somosdefutbol.blogspot.com/

Gustavo Torres dijo...

Alemania-Brasil la final, he dicho.

kipzy dijo...

eh eh eh, no te metas con el paraguay del tata! :P

Mira que todavia hay que superar el maleficio ese de siempre-afuera-en-cuartos para salir campeon...

Que lindo fue despoblar sudafrica de toda esa mexicaneada... igual no estamos jugando bien de mitad de cancha para atras, si logramos mejorar ahi, podemos dar pelea.

cityground dijo...

Me gustarían unas semifinales Holanda-Uruguay y Argentina-España, lo siento pero llevo bastante tiempo que no soporto a la canarinha.

Garrincha dijo...

Si yo no es que tenga ningún afecto por Brasil (más allá de alguna garota que ya no está xD), únicamente es la impresión que me da, aunque si quieren campeonar les va a costar.

Respecto a Paraguay obvio que los respeto, los partidos hay que jugarlos antes de ganarlos, no me gustan nada los triunfalismos pero espero que ganemos como sea, sino voy a entrar en una depresión futbolera difícil de superar con la selección.

Me encantaría que Holanda de verdad tuviese plantel para campeonar. De mediocampo en adelante es así, pero esa defensa me parece muy inferior a sus compañeros de ataque.

Un saludo!!