.

.

La lucha

Dinero.
El dinero compra el talento, la calidad, la fuerza, la magia, si prefieres llamarlo así. Si, sin duda no luchamos con los mismos medios, ni partimos desde el mismo lugar.
Ellos desde el principio tienen ventaja. Nadie lo duda. En realidad, es siempre así, y siempre así será.

Entre nosotros pasa también, no todos tenemos la misma inteligencia, ni la misma memoria…ni nos esforzamos igual.

Tal vez esa sea nuestra única posibilidad. O tal vez la misma pase porque Nosotros somos un equipo, y ellos solo once estrellas…si, seguramente no tenemos ninguna opción, cierto, ¿Qué quieres que hagamos entonces, sentarnos, bajar la cabeza y ponernos a llorar?

¿No puedes, no podemos? ¿Solo es un sueño, un imposible que nunca sucederá? ¿No merece la pena ni intentarlo, hay que conocer los propios límites? ¿No hay nada que hacer, todo esta escrito? ¿No valemos nada, siempre hay alguien mejor que nosotros, que tu, que yo?

Y un carajo.

Ya esta bien de autocompadecerse, de estar no hundido en la mediocridad, sino de chapotear en ella, ya vale de decir que no antes de que pregunten. Ya esta bien de cerrar los ojos ante el peligro, como si por no verlo dejara de existir. Se puede perder, pero para perder hay que jugar. Si ni siquiera juegas nunca perderás, cierto. Lo tuyo será mucho peor. Ni siquiera serás un perdedor, no, serás un patético cobarde. Un perdedor merece un respeto, un cobarde, solo el desprecio.

No, rendirse ante la injusticia no acaba con ella, solo le facilita la labor. No puedes cambiar el mundo (en realidad si puedes, pero no todo el mundo, ni a todo el mundo, solo un trocito diminuto y algún corazón que otro…y ya seria mucho), pero al menos puedes darte el gusto de intentarlo, de creerte roca y mantenerte firme ante los embates de la realidad.

Sal al campo. Enfrente tendrás no a dioses, sino a humanos como tu. Mas rápidos, con mas talento, mas resistentes. Si. Pero si antes cayeron gigantes mayores, ¿Por qué hoy no pueden volver a morder el polvo?

No, no te voy a decir que es sencillo, te mentiría. Nadie dijo que lo fuera. ¿Pero… es que porque algo no sea sencillo, hay que dejar de probarlo? ¿Hay que rendirse antes de empezar solo porque haya que esforzarse?

Levanta la cabeza, mira a los ojos…y juega. Y tropieza, y cáete. Pero vuelve a levantarte, y sigue jugando. No te equivoques, lo malo no es caer, lo malo es quedarse en tierra.

La liga es muy larga, y esto apenas comenzó…El destino ahora esta en tus pies… ¿a que da miedo?

2 comentarios:

Palmeirense dijo...

Magnífico texto.

La desidia es una losa que puede hacerte sucumbir en el más absoluto de los fracasos.

Es necesario afrontar los problemas con un compromiso serio, no se debe perder la fe, y en el fútbol, perder un partido después de una lucha noble y entregada siempre te reportara satisfacción. (Puede que en caliente no lo haga, pero al final valoras/an tu esfuerzo).

Hybris dijo...

Gran reflexión sí señor!

Pasado mañana tengo un examen de aúpa, y debo aprobarlo. Es jodido, ya lo suspendí en Junio. Pero no me acobardaré, no. Y después, otro seguido. Y luego otro...

Pero voy a aprobarlos. En el fútbol, o en la vida, hay que echarle huevos al asunto. Sin miedo a perder. Por eso, por ejemplo, pensé que ganaría el Athletic ante el Barça. Lo creíamos, y se luchó, pero no pudo ser: por eso se les recibió como campeones.

Excelente reflexion.

Un saludo.