.

.

Clubes Históricos III: Borussia Mönchengladbach (segunda parte)

Continuamos con el artículo iniciado el otro día sobre la historia del Borussia Mönchengladbach, en el segundo y último capítulo de la serie.

Retomamos en la temporada 1976-77, que sería la de su explosión definitiva en la máxima competición continental, ya que tras una memorable campaña en la que fueron dejando por el camino sucesivamente a Austria de Viena, Torino, Brujas y Dinamo de Kiev, se plantaron en la final nada menos que ante el Liverpool de Kevin Keegan (que pocos meses más tarde se marcharía al Hamburgo), que precisamente los había sucedido como campeones de la Copa de la UEFA la temporada anterior y también peleaba por su primera Copa de Europa. Por aquel entonces el conjunto germano contaba con un auténtico equipazo, donde destacaban el inagotable capitán Berti Vögts, Rainer Bonhof, Uli Stielike (que tiempo después recalaría en el R.Madrid), Allan Simonsen (impresionante extremo danés que acabaría fichando por el Barça) y como punta de lanza el siempre temible Jupp Heynckes.

Pero el sueño murió cruelmente en su etapa final, ante unos reds a los que Bob Paisley guiaba a su primer título en un vibrante partido que solo pudo resolverse en los instantes finales. El Olímpico de Roma registraba un lleno espectacular para ver a los que seguramente eran los mejores equipos del continente en aquel momento. Pronto, Bonhof advirtió al Liverpool que venderían su piel muy cara con un remate seco desde la frontal que besó el poste, aunque serían los ingleses los que tomasen ventaja a los 28 minutos con una gran jugada culminada por Terry McDermott, que anotó el único tanto del primer tiempo. En el 2º periodo, Simonsen igualó la contienda con un zurdazo imparable a la escuadra del segundo palo en lo que parecía que supondría la gran remontada blanquinegra. Los siguientes minutos acarrearon varias ocasiones para los alemanes que únicamente su falta de acierto más las grandes intervenciones de Ray Clemence evitaron que tomasen ventaja en el marcador. Por ello, cumpliéndose uno de los axiomas más viejos del balompié, el Liverpool tomó ventaja de nuevo al cabecear Tommy Smith un córner lanzado al primer palo por Ray Kennedy. Se llevaban 65 minutos de juego por lo que aún había tiempo para empatar, pero los Dioses del Fútbol no querían que el conjunto teutón se hiciese con el gran trofeo, pues los reds anotarían el 3-1 definitivo al transformar el lateral Phil Neal un penalty cometido sobre Keegan tras una gran galopada de este hasta el corazón del área. Finalizaba así el sueño para los de Udo Lattek, que como consuelo lograron su 5ª Bundesliga (la última de su historia) y France Football premió a Allan Simonsen como Balón de Oro de aquel año.

                             
Ya en la temporada 77-78 el objetivo sería culminar un año al menos tan bueno como el anterior, aunque un nuevo reto oteaba el horizonte del ambicioso conjunto de Gladbach: la Copa Intercontinental. Muchos se preguntarán como es que el subcampeón europeo disputaría la máxima competición mundial de clubes, pero la respuesta es tan sencilla como señalar la renuncia a su disputa por parte del Liverpool, algo que sucedió varias veces aquellos años debido a la negativa de algunos clubes europeos por falta de incentivos económicos y por la violencia con la que se empleaban sus rivales sudamericanos. Otra curiosidad de esta edición es que no se disputó en el año natural de la misma, sino ya en 1978 debido a problemas de calendario.

En el partido de ida, el Borussia obtuvo un gran empate a 2 en tierras argentinas ante el Boca Juniors del Toto Lorenzo, pero fue incapaz de culminar en casa el buen resultado de la ida, cayendo derrotado en el Villpark de Karlsruhe por un contundente 0-3, por lo que también se esfumaba el sueño de reinar a nivel mundial.

En la Bundesliga tampoco se alcanzó el éxito pese a pelear hasta la última jornada contra el Colonia de Dieter Müller y Klaus Allofs, que se llevó el gato al agua en una fecha final histórica decidida por la diferencia de goles entre ambos. Si bien el B.Mönchengladbach derrotó en un vergonzoso “partido“ al B.Dortmund por 12-0 (mayor goleada en la historia de la competición, el Colonia hizo lo propio goleando al St.Pauli 5-0, lo cual le bastó para sumar su tercer y último título de campeón alemán hasta la fecha.

Ni si quiera en la Copa de Europa lograron reeditar la gran campaña anterior pese a que alcanzaron las semifinales donde una vez más se encontraron a su bestia negra, el Liverpool, al que jamás han logrado eliminar en una competición internacional. Tras tomar habida cuenta de ellos en casa (2-1), la renta no fue suficiente para salir vivos de Anfield Road, donde los campeones se impondrían 3-0 para alcanzar su segunda final consecutiva.

Finalmente, en la 78-79 nuestro protagonista lograría su último gran título, la Copa de la UEFA, tras una trayectoria en la que fueron dejando por el camino sucesivamente a Sturm Graz, Benfica, Śląsk Wrocław, Manchester City y Duisburgo hasta alcanzar la final ante el Estrella Roja de Belgrado, que tras una dura contienda cedería ante el poderío germano (1-1 en el Pequeño Maracaná y 1-0 en el Rheinstadion de Düsseldorf) gracias al último gol decisivo del danés Allan Simonsen, que unos meses después recalaría en el FC Barcelona. A excepción de la DFB Pokal conquistada en los años noventa, éste sería el último título de relumbrón de los potros de Gladbach.

COMIENZA UNA NUEVA ÉPOCA
Los siguientes años el equipo seguiría siendo competitivo aunque bajaría un poco sus prestaciones, ya que la retirada o marcha de los ídolos de los 70 era algo difícil de suplir. Jupp Heynckes, retirado en 1978, tomó las riendas del conjunto un año después en sustitución del mítico Udo Lattek, llevándolo de nuevo a la final de la UEFA, donde no pudieron mantener su reinado tras caer contra el Eintracht de Frankfurt por el valor doble de los goles fuera de casa. Así, la victoria en la ida por 3-2 quedó inservible ante la posterior derrota por un solitario 1-0. Eso sí, una nueva estrella había surgido de la fructífera cantera del club, un joven centrocampista de 18 años que respondía al nombre de Lothar Matthäus y estaba llamado a recuperar los recientes éxitos del equipo.

Sin embargo el conjunto no respondió a las expectativas y los años siguientes no haría gran cosa en la Bundesliga, logrando de vez en cuando la clasificación para la Copa de la UEFA, en la que no tuvo un papel destacado. Incluso, Matthäus abandonó el club en 1984 con destino a su máximo rival, el Bayern Munich, algo que dolió especialmente a los hinchas del Borussia, cuyo último recuerdo del jugador con sus colores fue más que amargo: en la final de la DFB Pokal ambos equipos se enfrentaron, y Matthäus erró el penalti decisivo en la tanda, lo cual hizo a su rival campeón. Desde entonces, como en otros tantos casos a lo largo de la historia de nuestro deporte, los aficionados del Mönchengladbach ven al gran Lothar como su Judas particular. También esa temporada finalizaron 3º en la tabla pero igualados a puntos con Hamburgo y Stuttgart, campeón por diferencia de goles.

Hasta el final de la década el equipo casi siempre peleó en la parte alta de la clasificación, alternando buenas campañas ligueras con decentes participaciones en la Copa de la UEFA, donde retornó al primer plano de la actualidad en la eliminatoria (85-86) que los midió al Real Madrid de La Quinta del Buitre. En un grandioso encuentro, el Borussia machachó a los merengues con un contundente 5-1 que prácticamente los situaba en cuartos de final. Sin embargo, en la vuelta un impresionante R.Madrid remontó gracias a un 4-0 y al ya famoso miedo escénico que acuñó Jorge Valdano.

A la siguiente campaña fueron 3º en la Bundesliga (con Uwe Rahn como máximo goleador) y alcanzaron las semifinales de la UEFA, de las que les apeó el Dundee United escocés tras vencerlos a domicilio 0-2. Ésta sería su última gran temporada durante unos años, ya que de ahí hasta mediados de los 90 su nivel decrecería tanto que pasaron a ser equipo de media tabla, que incluso perdió en 1992 una final de la DFB Pokal ante el Hannover 96 de la segunda división.

En 1995 se escribieron las últimas páginas gloriosas en la historia del simpático club germano. Heiko Herrlich obtuvo el galardón como máximo goleador, el equipo finalizó 5º clasificado de la mano de Bernd Krauss (de infausto recuerdo para los hinchas de la Real Sociedad) y obtuvieron la DFB Pokal ante el Wolfsburgo, en una final en la que golearon 3-0, consagrándose los Effenberg, el propio Herrlich y los suecos Dahlin y Patrik Andersson.

De este modo regresaban a la Recopa más de 20 años después de su anterior participación, aunque su techo quedó en los cuartos de final, donde el Feyenoord los eliminó tras batirlos en De Kuip 1-0, haciendo bueno el empate 2-2 de la ida. En la Bundesliga fueron 4º, su mejor marca desde entonces ya que desde ahí comenzó una imparable cuesta abajo de la que aún no se han recuperado.

En 1999 descendieron a la Bundesliga 2 tras más de 30 años ininterrumpidos en la élite, aunque en 2001 volvieron entre los grandes. Sin embargo, el equipo apenas pudo mantenerse unas temporadas en mitad de la tabla, sumiéndose de nuevo en el descenso la pasada temporada (2006-2007) tras finalizar 18º.

Actualmente lideran la Bundesliga 2 aunque una mala racha de resultados ha mermado la gran ventaja de la que gozaban antes del parón invernal. Su capitán y emblema es el veterano Oliver Neuville, que lidera un equipo en el que también podemos encontrar al internacional malí S.Coulibaly, al ex-PSV y Feyenoord Pauwee, al internacional por las categorías inferiores (aunque de origen angoleño) Nando Rafael o al argentino nacionalizado israelí Roberto Colautti. El técnico de origen holandés Jos Luhukay ha tomado las riendas para lograr el ascenso, algo que ya logró en 2005 con el Colonia, hoy uno de sus máximos rivales en la categoría. Además, un ilustre como Christian Ziege es su director técnico desde 2005, año en que se retiró del fútbol profesional.

Como decíamos, sus recientes resultados han dilapidado la enorme diferencia que tenían respecto a sus perseguidores a finales de diciembre, habiendo empatado 3 veces y perdido otras 2 en sus 6 últimos partidos, con una única victoria en esa racha, el pasado fin de semana ante el Ausburg 0-2. Esperemos que hayan recuperado el buen camino y el Borussia nos deleite de nuevo con su presencia en la Bundesliga.1 la próxima temporada.
Artículos relacionados

13 comentarios:

cityground dijo...

Gran articulo, les falto un poco mas de suerte para ganar mas títulos europeos. Ojala asciendan con el Colonia.

De Krauss no tenemos malos recuerdos los aficionados de la Real, con el fuimos terceros en liga (a punto de meternos en la champions que jugo el Athletic) y hizo una muy digna copa de la Uefa al año siguiente cayendo ante el Atletico de Madrid.

Martín dijo...

Genial Domin, pero dos preguntas:

¿Existen sospechas sobre esa ultima jornada de liga? Porque ese 12-0 al Dormund suena fatal...

Y luego, ¿porque jugaba todos los partidos importantes fuera de su estadio?

elhacha dijo...

Hola a todos. Os informo que ya está disponible la última entrega del subjetivo y tendenciosoRánking Blogs Fútbol Febrero 2008. Un abrazo.

cityground dijo...

Martín, una pregunta ¿como va el Lieja?, porque he mirado varias paginas y no me aclaro, el sistema de la tercera aun es mas complicado que la segunda belga, ¿hay como tres tramos del campeonato?, en el general creo que va primero, ¿que tiene que hacer para ascender?

Ese 12-0 es mas que sospechoso que poca vergüenza.

Garrincha dijo...

@ City

Bueno, al menos ganaron 2 UEFA's de aquella época, que ya sabemos que eran más complicadas que las actuales (no es una indirecta para Martín :p), lo cual tiene mucho mérito. Además hay que tener en cuenta la coincidencia en el tiempo con el mejor B.Munich y con el gran Liverpool de los 70 que los echó varias veces entre UEFA y Copa de Europa.
Y si, la he pifiado con Krauss jaja, gracias por la aclaración ;)

@ Martín

Si, si existieron sospechas. Además recuerdo que en Fiebre Maldini hace unos meses salió algo de esto, voy a buscarlo a ver en que quedó la cosa.

Lo de los partidos importantes en otro estadio no alcanzo a entenderlo pues su antigua cancha, el Bökelbergstadion, tenía capacidad ya en los años 60 para 32.000 espectadores, un cifra creo yo bastante buena, además que por aquel entonces no existían las normativas UEFA para que todos estuvieran sentados ni habían sucedido tragedias graves. De todos modos, supongo que fue por la gran demanda de entradas para estos choques, amén de la cercanía con los estadios/ciudades para el club y la hinchada.

Un saludo!!

pinceladasdefutbol dijo...

Gran articulo sobre el borussia dormund:
Hola Buenas Tardes. Desde mi blog hemos iniciado un rankings de blogs de futbol en febrero. Contamos con tus votos. El criterio de eleccion lo encontraras en el post.
Saludos desde: http://pinceladasdefutbol.wordpress.com

Martín dijo...

@City:Tengo a medio escribir(desde hace meses,eso si), un articulo sobre el Lieja, en donde explicaba esa tercera, pera ya que estamos...

Lo primero, comentar que el equipo perdio su primer partido de la temporada, lo malo es que lo hizo contra el segundo, que se coloco a dos puntos.

Aqui puedes ver la clasificacion y muchos mas datos:
http://www.sport.be/fr/football/lagere/fixture.html?comp=2408

Despues...

La tercera belga se divide en dos grupos. Asciende directamente el primero de cada grupo.

Despues...

La temporada regular la dividen en tres fases, de 10 partidos cada uno(la llaman tranches).

Los campeones de cada una(3 por grupos), pasan a los playoffs.

Eso si, si alguno de los ganadores de playoffs ascendio ya, su puesto lo ocupa no el segundo mejor equipo en esos diez partidos,sino el mejor equipo en la temporada regular no clasificado.

Despues...

tenemos 6 equipos pues, que juegan una eliminatoria entre ellos, con lo que quedan 3.A estos tres se le une el clasificado antepenultimo en segunda. Estos cuatro juegan entre si otra eliminatoria, y los dos ganadores disputan una final, en campo neutral, ascendiendo el ganador a segunda.

El Lieja ya gano algun tranche, asi que clasificado para los playoffs esta, pero...espero que pueda mantener su primera plaza, y ascienda directamente, no quiero ni pensar en lo otro, porque me da que nos quedamos en tercera...

Espero haberte aclarado algo ;-)

pablo dijo...

Genial recuerdo a uno de los equipos más fuertes de mi infancia. Por aquellos años, el Gladbach, el Colonia o el Hamburgo eran equipos terribles.

Un saludo.

cityground dijo...

Para seguir las ligas belgas hay que saber álgebra, estadística y aritmética, que manera de complicarse la vida, esperemos que ascienda directamente, estos play-off me dan mucho miedo por experiencia propia.

saddam dijo...

me da tanta pena este equipo,....casi tanto como el saint ettiene,el malmoe el panatinaikos,es como mi seviila llgando a una final de chamions,nadie sabe si llegaran otra vez......o puedo evitar sentir simpatia por stos equipos....

Thom Yorke dijo...

Gran articulo garrincha.

Garrincha dijo...

@ Pablo

Una lástima que el dinero haya hecho que solo unos pocos sean los que dominen el cotarro, no solo en Alemania, también en el resto de Europa. Yo también extraño (y mucho) a esos equipos que mencionas, e incluiría al mítico Magdeburgo.

@ Saddam

Precisamente equipos como esos son algunos de mis favoritos de sus respectivos países. De todos, al que más me gustaría volver a ver en la élite es al St.Etienne, que posee una de las aficiones más calientes de Francia (con el OM) y posee una historia bonita y rica.

@ Thom Yorke

Muchas gracias ;)

Un saludo!!

RCDC dijo...

Hola a todos:
Fuí un gran aficionado del Borussia y aún les sigo ojalá suban.
Interesantes los comeatarios, en cuanto al campo efectivamente jugaban fuera en los partidos europeos porque tenían una gran demanda y el bokelberg se les quedaba pequeño (muchas veces jugaban en el campo del Fortuna Dusselford, equipo que debe estar ya por regional).
En cuanto a la goleada, no era nada extraño que goleasen a cualquiera y el Colonia también tenía más pasta para pagar al Sankt Paulí. De todas formas no sé qué sucedió pero en la historia de la Bundesliga las tres goleadas mayores son del Borussia.
Gran equipo como el St. Etienne. Estoy de acuerdo que hoy es una pena que el dinero lo domine todo, aquéllos jugadores crecían y amaban a sus clubes. Eso se acabó.
Por cierto si os gusta el fútbol modesto reconoceréis al viejo Carabanchel, el tercero más viejo de Madrid, mi equipo, que está a punto de desaparecer, un grupo de socios estamos haciendo lo que podemos. Por si os interesa ahí tenéis una página WEb:
http://www.amigosdelcara.com/
Saludos.