.

.

A Dios le pido ...

Aquellos habituales de este blog que me conocéis desde hace tiempo ya sabéis que soy un enfermo sin cura de esto que entendemos en llamar fútbol. Bien, pues tras un año en el que poco más se puede pedir (Liga para el Madrid, Premier y Champions para el Manchester United , Scudetto para el Inter, ascenso del Málaga, Taça Río para Botafogo…) aún debo exprimir un poco más mi fortuna como hincha en un año hasta ahora inolvidable.

Ah, y la cosa va por partida doble, que ya sabéis que en esto del fútbol lo quiero todo. El domingo puede ser uno de los días más felices de mi vida en lo futbolístico o uno de los más tristes. Por un lado esa gran pasión llamada Racing Club se juega el ser o no ser en el partido de vuelta de la promoción argentina, en un enfrentamiento ante Belgrano de Córdoba en el que un empate en el Cilindro de Avellaneda (todo el papel vendido) lo mantendrá en la máxima categoría, tras igualar a un gol en la ida, partido en el que fue eminentemente superior pero no logró llevarse una tranquilizadora ventaja.

Por otro lado, la selección española de fútbol se juega volver a ser campeona de Europa 44 años después tras una trayectoria encomiable en la que han quedado por el camino Rusia (dos veces), Suecia, Grecia (actual campeona del certamen) e Italia (actual campeona mundial). Ahora, la prueba suprema es ante Alemania, el dominador histórico del fútbol europeo, que si bien no posee la calidad diferencial de antaño si que mantiene valores tan temibles como la constancia y una férrea mentalidad que siempre los lleva lejos pese a ofrecer poco fútbol sobre el tapete.

Muchas generaciones han tenido que pasar para poder ver de nuevo a una España campeona (algunas menos para verla en una final tras la derrota ante Francia en 1984), por lo que el domingo la oportunidad se presenta inigualable para que este país explote en una orgía de celebración futbolística que lleva mucho tiempo esperándose.

Así pues, esos son los dos favores que les pido para mañana a los Dioses del Fútbol, un golito de Sava para que Racing gane y otro de Fernando Torres para que España se vuelva a coronar. ¿Es demasiado pedir? Espero que no…

9 comentarios:

cityground dijo...

Yo también lo espero Domin, ha llovido mucho desde el 84 y no digamos desde el 64, nos toca ganar algo de una p.... vez.

Y Racing espero que se salve.

Sveret dijo...

Ya te dije que era la primera final que vivía, salvo la de las Olimpiadas, pero los dos sabemos que este tipo de torneos tiene un sabor distinto (a pesar de Kiko, grande Kiko :D).

Espero que ganen, y que mi jugador favorito aproveche la ocasión que tiene. ¡Vamos Cesc!

Martín dijo...

No es justo, no es justo, este Domin tiene demasiada suerte...


GANAMOSSSSSSSSSSSSS¡¡¡¡¡¡¡

Darío dijo...

Ganó Racing muchachos, fué 1 a 0 y se mantuvo en primera.
Igualmente la próxima temporada arrancará con uno de los peores promedios.

cityground dijo...

Grande España, racing y Garrincha!

El triunfo de España es algo maravilloso, por fin nos hemos quitado la espina de tantos años de fracasos.

Garrincha dijo...

SI SEÑOR !!! VIVA LA VIDA !!!

Acabo de llegar a casa, estoy muerto de tanta celebración, y todo salió bien con España campeona y Racing en Primera :D

Incluso me salió bien la petición del gol de Torres, y no me importa haberme equivocado con la de Maxi jeje.

Un saludo!!

Fútbol de Primera dijo...

Enhorabuena Garri, Racing se queda en primera. El gol que se pierde Bustos de Belgrano con el partido 1-0 y faltando varios minutos! Increíble... Ahora solo rogar para que el gran lobo platense se quede en primera, algo casi imposible viendo el promedio de descenso con el que comenzará el campeonato que viene.

Darío dijo...

@ Fútbol de Primera:

Racing comenzará la próxima temporado con un promedio similar al de Gimnasia de La Plata o peor, así que es muy complicado que Racing se salve al menos de la promoción el año que viene.

Mauricio dijo...

Te odio Garrincha!!!! Ya acabo la temporada o vas a pedir algo mas??