.

.

Divizia A (Rumanía): un grande, un desheredado y un outsider discuten la supremacía en los Cárpatos

A falta de solo 4 jornadas para la finalización del campeonato rumano ya es seguro que tendremos nuevo campeón, a dirimirse en una emocionante pugna final entre Dinamo de Bucarest, el FC Timisoara (antiguo Poli) y el humilde Unirea Urcizeni. Ante vosotros una pequeña radiografía de los aspirantes así como del resto del torneo:

Comenzaremos con lo que siempre nos ha identificado más en el Café: los modestos. Su abanderado es el Unirea Urziceni, con Dan Petrescu desde la posición de manager como cabeza visible más reconocible para un club que cuenta con poco más de medio siglo de vida y un palmarés yermo, y que es la sorpresa agradable en el panorama nacional rumano. Si el año pasado fue el CFR Cluj el que dio la gran campanada alzándose contra todo pronóstico con el título, esta campaña son los de la pequeña ciudad del suroeste los que pretenden recoger el testigo.

Así, desde el principio de la temporada han estado siempre en los puestos de honor, llegando a ocupar en ocasiones el liderato pero sin bajar nunca del tercer puesto desde la jornada 4. No puede decirse lo mismo del FC Timişoara, casi siempre un peldaño más abajo, aunque aquí cabe recordar la sanción de 6 puntos que arrastran por parte de la federación rumana sin la cual ocuparían la primera plaza con 2 unidades sobre el siguiente clasificado. Son, además, el conjunto más goleador, faceta en la que destaca el veloz punta Gheorghe Bucur (máximo goleador liguero con 15 goles), que a los 29 años está viviendo una explosión tardía pero la mar de beneficiosa para los suyos.

Por último, tenemos al gran Dinamo de Bucarest, que ha ocupado la punta casi ininterrumpidamente desde el principio para intentar sumar su cuarto campeonato esta década (que haría un total de 19, solo 4 menos que el Steaua). Sus claves, la fortaleza en la que ha convertido su Dinamo Stadium, donde solo ha salido victorioso el Unirea (amén de un par de empates condecidos), así como una dupla de delanteros mortal, compuesta por Ionel Dănciulescu y Marius Niculae, sumando entre ambos 23 tantos.


Respecto al resto de equipos en competencia, cabe destacar la irregular campaña de un Steaua del que siempre se espera más, así como de un CFR Cluj que empezó bien pero se desinfló paulatinamente y ha vivido siempre entre los altibajos y los cambios de técnico la campaña que debía suponer su confirmación (aunque no debemos obviar el decente papel que hicieron en la Champions así como su corta plantilla). Junto a ellos están los Leones Azules de la Universitatea de Craiova, de notable desempeño, quedando a un punto el Rapid de Bucarest, que también pretende regresar a la élite de cara al año que viene.

La zona media es para un Argeş Piteşti que se encuentra en tierra de nadie, justo por encima de los que luchan la salvación y por debajo de los que aún conservan opciones europeas. En este último grupo están Braşov y Vaslui, cuyas chances de participación en la próxima Europa League pasan por imponerse prácticamente en todos los partidos que restan hasta el final.

Cerrando la tabla aparecen Gloria Buzău y Otopeni, ya descendidos, que han bailado desde el comienzo intercambiándose las posiciones hasta alcanzar su fatal e inevitable destino. Ello es precisamente lo que aún tratan de evitar Farul Constanţa y el ascendido Gaz Metan, con la situación bastante más complicada para el primero de ellos, un histórico del balompié rumano en el que se formó Gica Hagi, probablemente el mejor jugador de esa nacionalidad de todos los tiempos. Por encima aparecen con escaso margen sobre la quema Gloria Bistriţa y Poli Iaşi. Un poco más desahogado es el panorama del Oţelul, que al igual que el Pandurii lo tiene casi hecho pero no debe despistarse.

Así pues, estaremos atentos al desenlace final de un campeonato en el que reinan emoción e igualdad a partes iguales, donde podríamos ver nuevos campeones o por lo contrario a un grande reverdecer laureles. ¿Quieren una recomendación? Quien pueda, que no se pierda el Dinamo-FC Timişoara del domingo, partidazo en la cumbre con media liga en juego. Aunque a decir verdad, el Unirea-Dinamo de la siguiente semana no tiene desperdicio, así como el FC Timişoara-Unirea de la penúltima. Si, triple enfrentamiento en tres jornadas. Más apasionante: imposible.


6 comentarios:

eL Asasino dijo...

Buen post que refleja muy bien la actualidad del futbol rumano. El Dinamo lleva 15 anos intentando entrar en los grupos de la Champions League. A ver si lo consigue o se queda otra vez cu la miel en los labios.

Una pequena observacion: Gheorghe Hagi, se formo de verdad en el Sportul Studențesc, ahora en la Segunda. Ha nacido en Constanta pero en el Sportul ha sido remarcado de los de Steaua de Bucarest.

Enhorabuena por lo escrito. Un rumano que vive en Espana, pero prefiere que la liga sea ganada por Timisoara. Aunque no soy de Timisoara.

Una idea. Podeis escribir algo sobre Universitatea Craiova. Su historia y en particular sobre su escudo.

Un saludo.

P. M. X. dijo...

Magnífico post, imposible de encontrar en otros sitios. Felicidades de verdad. Ya te tengo en mis blogs recomandados, espero que también me incluyas.

un saludo desde cultura-de-futbol.blogspot.com

cityground dijo...

Rumanía es de los países que no me tira ningún equipo, pero no estaría mal que ganara el Timisoara, que mítico era cuando se llamaba Politecnica de Timisoara.

Martín dijo...

Por mi parte, y sobre todo debido a lo estúpido e injusto de la sanción recibida, me gustaría que ganara el Timisoara, pero lo veo complicado.

Federico dijo...

muy buen post, ojala la temporada que viene sea del querido rapid!!
saludos

Anónimo dijo...

Si os digo la verdad el ekipo k mas me gusta es el steaua, xq tiene wenos jugadores y lo unko k no me gusta de esa institucxion es el presidente, gigi becali eso si tambien tengo alguna preferencia komo el gloria bistrita, q a lo mejor baja
firmado: london road